Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Los Sindicatos en pie… de sumisión a ZP

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 1 de febrero de 2009, 12:06 h (CET)
Si hay algo que, en estos momentos, pueda llamar la atención a la ciudadanía es el comportamiento de estas instituciones, de estos estamentos que se llevan autodenominando “defensores de los derechos de los trabajadores”, cuya historia está, por desgracia, más llena de actos incívicos, de tropelías, de atentados y de militancia política que de acciones verdaderamente positivas y beneficiosas para aquellos trabajadores a los que dicen representar. Es palmaria la pasividad que las dos grandes centrales sindicales, CC.OO y UGT, están demostrando ante los excepcionales acontecimientos por los que estamos pasando en este país. Quizá sea esta recesión, en la que estamos inmersos, una de las mayores crisis por las que ha pasado España, descontando los tiempos de la Guerra Civil. Es posible que nunca la proporción de trabajadores en paro haya sido tan alta y que las perspectiva de una recuperación haya sido más lejana e incierta. Por si todo ello no fuera suficiente, hemos tenido ejemplos de movilización, incluso una huelga general, en tiempos del gobierno del señor Aznar, del Partido Popular; en los que, ambas fuerzas políticas, se unieron en un intento baldío de desestabilizar al Gobierno. Deberíamos recordar que, tal acción, tuvo lugar cuando en España se habían creado más de 5.000.000 de puestos de trabajo, se había resucitado la Seguridad Social de la precaria situación en que la dejó el Gobierno del señor F. Gonzáles, siendo ministro de Economía el señor Solbes, y se la había dotado con un colchón de 30.000 millones de pesetas en garantía del pago de las pensiones de las clases pasivas.

Por el contrario, vean ustedes su postura actual. Hemos podido escuchar del actual líder de CC.OO señor Fernández Toxo, que una huelga general “no sería oportuna”. Tanta moderación en un sindicalista es algo, para los que conocemos el percal, tan inaudito como si ahora me dijeran que el señor Blanco ha terminado su carrera de Derecho. ¡Cuántas veces, aún conociendo la situación precaria de algunas empresas o, precisamente por conocerla, en aras de sus intereses sindicales han promovido huelgas salvajes! El resultado de semejantes acciones, y les hablo por propia experiencia, ha conducido a empresas realmente rentables a la banca rota, con el resultado de la pérdida de los puestos de trabajo para toda su plantilla. Casos que, si hubiera predominado la cordura, esta “aparente” cordura que ahora demuestra el sindicalista, no hay duda que la situación se hubiera podido solucionar de forma menos lesiva para ambas partes. Pero todo tiene su explicación y parece que, el anterior líder del sindicato comunista, lo expuso en alguna ocasión, al manifestar que: el hacer huelga contra el actual Ejecutivo era tanto como proporcionarle municiones a la oposición. Evidentemente, como es habitual en nuestros sindicatos, el componente político viene primando sobre los derechos de los trabajadores y la defensa de sus intereses.

Pero, no debiéramos extrañarnos porque, si bien en los años anteriores a la Transición y en los primeros de la misma ( años 70), los sindicatos obreros contrarios al sindicato oficial, Vertical, se desenvolvían en una semi–clandestinidad, sin ninguna ayuda del Estado, subsistiendo de las ayudas que recibían de fuera de España y de lo que conseguían de los pocos que estaban afiliados a ellas; al entrar la democracia, poco a poco, fueron recuperando sus anteriores sedes y propiedades ( que no han sido pocas) y, por si faltara algo, vienen recibiendo ayudas del Gobierno a cargo de los Presupuestos del Estado, con lo cual, la nueva estructura de los dos sindicatos mayoritarios,es más parecida a la de una multinacional que a la de un sindicato obrero. La burocracia se ha apoderado de aquellos que han conseguido sus correspondientes empleos y de los directivos que se han apoltronado en sus sillones, percibiendo sustanciosos sueldos y prebendas, sin más obligación que ponerse, de tanto en tanto, el jersey viejo y la americana arrugada para asistir a algún mitin y llamarles “compañeros” a los infelices que todavía creen que les van a sacar las castañas del fuego.

Si, en la historia de los gobiernos de España, hubiera existido alguno más nefasto para los trabajadores que el que estamos padeciendo en la actualidad, el levantamiento contra los mamelucos de Napoleón hubiera sido un pelea de niños en comparación con la que se hubiera armado. Sin embargo, estos señores que, entre ambos sindicatos, se han embolsado, durante del 2008, la friolera de 15.000.000 de euros, una parte de ellos, ríanse ustedes, en concepto de su función “consultiva”,¡ Vayan ustedes a saber lo que significará esto, porque me niego a creer que estos sujetos puedan opinar de algo más que no sea de jugar al mus o pisotear, con sus piquetes, a los trabajadores que se nieguen a hacer huelga! Fuere por lo que fuere, aquí los tenemos, sirviendo al gobierno del señor ZP como humildes esclavos y conteniendo a quienes quisieran darle una lección al Ejecutivo socialista que, en los años que viene gobernando, ha conseguido trasformar a un país rico y con grandes perspectiva de expansión en el vagón de cola de la Unión Europea, compartiendo con Grecia y Portugal el poco honorífico calificativo de ser los más endeudados y ostentando el nefasto epíteto de ser el líder en cuanto a desempleo.

Convendría que los ciudadanos conocieran lo que nos cuestan todos estos sujetos, cuya única función acreditada es amargarnos la vida, interrumpiendo la circulación, montando algarazas, pintando los muros o parando la producción de las empresas. Deberíamos recordarles que gracias a sus actuaciones, a sus enfrentamientos con los directivos de las industrias y a su intransigencia a la hora de hablar de productividad, muchas, muchísimas sociedades, han tenido que bajar las persianas y tirar la toalla ante la imposibilidad de continuar trabajando en un ambiente enrarecido y una constante actitud negativa del personal. Estos son, señores, los más firmes aliados del gobierno socialista del señor ZP. Saquemos las oportunas consecuencias.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris