Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Simplemente coherencia

Íñigo Urien Azpitarte
Redacción
sábado, 31 de enero de 2009, 08:49 h (CET)
Que la simplona y acomplejada derecha no sea coherente, decidida y valiente en la defensa de la vida desde su inicio es motivo de deserción de muchos de sus votantes y pensadores, y creo que si siguen así las cosas serán muchos más quienes la abandonen.

Pero la izquierda no es mucho mejor. ¿Cómo es posible que vociferen contra el asesinato de niños en las guerras, alegando la defensa de la vida, cuando vuelven la mirada ante miles de seres humanos despedazados en el vientre materno? ¿Será, acaso, porque estos seres humanos son débiles e indefensos? ¿Será quizás porque hay poder y mucho, mucho dinero de por medio?

La incoherencia de la derecha nace del complejo y de la cobardía. Pero la que existe en la izquierda es también grave y dolorosa por que es la izquierda quien además ha hecho siempre de la defensa del más débil su banderín. ¿Porqué no defiende así al más débil de entre los débiles? ¿Porqué se deja a la mujer sola ante un drama personal, en el que su libertad está tremendamente mediatizada, por no decir ahogada, que le va a provocar, entre otras cosas, mayores tendencias suicidas que si no hubiera abortado (existe un síndrome post-aborto tristemente acallado en la opinión pública uno, solo uno, de cuyos síntomas es el mayor porcentaje de suicidios entre aquellas mujeres que se han sometido a un aborto provocado que entre aquellas que han llevado a término su embarazo).

Incoherentes y cobardes somos todos. Es nuestra obligación moral, porque ningún drama humano nos debe ser ajeno, rechazar, combatir y evitar en la medida de nuestras posibilidades, los asesinatos en las guerras, la muerte de niños por hambre y toda injusticia y mal que conozcamos en cualquier lugar del planeta, pero es también nuestra obligación moral, porque pasa en nuestro país y no en sitios lejanos, defender a los miles, no centenares sino miles, de seres humanos que nunca verán la luz del día y a esas mujeres que se ven abocadas al aborto porque no saben a ciencia cierta qué es lo que supone un aborto provocado.

Noticias relacionadas

Una guerra que nos ocultaron por ochenta y seis años

Hace ocho décadas estallaba una de las primeras guerras encendidas por la chispa del petróleo, que en las siguientes décadas encendería llamas de avaricia imperialista sin precedentes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLII)

Lo que siguió a esto fue una querella criminal contra estos sacerdotes del Opus Dei

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris