Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

King, Obama…

Miguel Ángel Sánchez
Redacción
sábado, 31 de enero de 2009, 07:54 h (CET)
“Sabemos como resultado de una dolorosa experiencia que la libertad nunca es voluntariamente otorgada por el opresor. Debe ser demandada por el oprimido”. Martin Luther King.

Una frase de la senadora Dianne Feinstein en la ceremonia de toma de posesión de Barack Hussein Obama como 44º Presidente de los Estados Unidos no habrá pasado desapercibida en los cuarteles de la pía y racista extrema derecha: “¡La marcha desde el Memorial a Lincoln finalmente llegó a la Casa Blanca!”.

Imagine usted el abatimiento en la “John Birch Society” (la derecha de la derecha); la aflicción en el varonil club de pistoleros llamado “National Rifle Association”; el desmayo del ateneo “The National Alliance” (que pugna por un lebensraum criollo, ario y estadounidense), o la gastritis y dispepsia de los caballeros del Ku Klux Klan… bueno, realmente cualquier comentario sobre esta ilustre peña sobra, y demás marcas, colores y sabores de esta all American fauna a lo largo de la mañana del miércoles 20: espuma y llamaradas, ceniza y huesos crujientes, odio y desolación…

La marcha que recordó la Feinstein fue la arrancada por Martin Luther King en las escalinatas del colosal mausoleo el 28 de agosto de 1963 con aquel discurso que hoy todos citan pero que pocos han leído: “¡Tengo un sueño!” King no sólo era el líder sobresaliente del movimiento pro derechos civiles, también era el más eficaz. Discípulo de Gandhi y de Thoreau, entendió que son las aparentemente pequeñas acciones, el valor personal, el respeto al derecho de los demás, la paciencia y capacidad de sufrimiento, e incluso el sacrificio personal -más que los gritos y la metralla-, lo que al final se traduce en un cambio. El sencillo y firme “¡No!” de Rosa Parks en un autobús en Montgomery, desencadenó una fuerza muy superior a la que pretendían convocar los “Panteras negras” y los afiebrados discursos de Malcolm X a la Nación del Islam.

“Un gran rayo de luz y de esperanza para millones de esclavos negros, chamuscados en las llamas de una marchita injusticia”.

King evocaba en su nombre al reformador de la Iglesia; “Barak” significa “el bendito” en swahili. Ambos eligieron colocarse al amparo de Abraham Lincoln. Obama es norteamericano de primera generación en tanto King descendía de esclavos vendidos en Georgia a principios del siglo XIX; el padre de Obama era economista y su madre, blanca, antropóloga; el padre, abuelo y bisabuelo de King fueron predicadores; Barak estudió derecho en Harvard y Martin Luther teología en la Universidad de Boston; King fue un activista de tiempo completo que recibió el Premio Nobel de la Paz en 1964, mientras que Obama fue un organizador comunitario antes de entrar a la política. Hay quien sostiene que el 44º Presidente, por su entorno familiar, por su educación y por su formación profesional , responde en realidad al arquetipo de un hombre blanco... de piel negra. En el caso de King es indudable que llevaba en los genes el recuerdo de muchas generaciones de ancestros esclavos, marginados y brutalizados.

“Por eso, hoy hemos venido aquí a dramatizar una condición vergonzosa. En cierto sentido, hemos venido a la capital de nuestro país a cobrar un cheque…”
En 1963, King hablaba por los millones de negros que habían quedado al margen de los ideales de los padres fundadores y se veían excluidos de la promesa de que a todos los hombres “les serían garantizados los inalienables derechos a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”. Él habría de pagar con la vida su tenaz militancia el 4 de abril de 1968.

El movimiento negro de derechos civiles de los sesenta tiene hoy un reflejo en la fuerza multiétnica, multicultural y plurirreligiosa de seres humanos que buscan un espacio, su lugar, en la tierra que alguna vez se definió como “crisol” de razas y esperanzas. Es posible que a ello se haya referido Obama cuando dijo en su discurso inaugural: “Hoy venimos a proclamar el fin de las disputas mezquinas y las falsas promesas, las recriminaciones y los dogmas gastados que durante tanto tiempo han sofocado nuestra política”. Dos días después, mil 200 organizaciones pro-inmigrantes le pidieron por escrito una reforma que incorpore a los recién llegados al sueño americano. Entre estos recién llegados están millones de nuestros paisanos.

“Hoy es el momento de hacer de la justicia una realidad para todos los hijos de Dios”.

El 2008 no es 1963 y éste no fue igual a 1863. Pero hay sutiles hilos conductores. En 1863 Lincoln luchaba por mantener unida a la nación, por impedir “la división de la morada”; en 1963, por causas distintas pero no menos profundas, la sociedad estaba al borde de una fractura completa; en el 2008 el amago de una pulverización económica ha puesto en boca de la clase dirigente una sentencia que no se escuchaba desde el primer periodo de Franklin Roosevelt en 1934: la nacionalización de la banca. “1963 no es un fin, sino un principio”, dijo King en aquella concentración. “Y quienes tenían la esperanza de que los negros necesitaban desahogarse y ya se sentirían contentos, tendrán un rudo despertar si el país retorna a lo mismo de siempre. No habrá ni descanso ni tranquilidad en Estados Unidos hasta que a los negros se les garanticen sus derechos de ciudadanía. Los remolinos de la rebelión continuarán sacudiendo los cimientos de nuestra nación hasta que llegue el esplendoroso día de la justicia”.
Sustitúyase “negros” por “hispanos”. La historia se repite... No, la historia se revisa a sí misma. ¿Habrá Obama leído a Santayana?

Recordé en la entrega anterior que para Abraham Lincoln no había relación más importante que México, tanto en la vertiente de las relaciones exteriores como en la de la estabilidad interna. Hoy, guardadas las proporciones y separadas las diferencias, la interdependencia entre los dos países es en extremo delicada. Obama tiene una semana en la presidencia y ya se ven las primeras señales de que será una muy breve luna de miel.

En 1963, en la escalinata del mausoleo a Lincoln, Martin Luther King parecía dirigirse también a las generaciones que cuatro décadas y media después retomarían su bandera:

“Hoy les digo a ustedes, amigos míos, que a pesar de las dificultades del momento, yo aún tengo un sueño. Es un sueño profundamente arraigado en el sueño americano. Sueño que un día está nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo: ‘Afirmamos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales’ […]

“Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel sino por los rasgos de su personalidad […]

“Esta es nuestra esperanza. Esta es la fe con la cual regreso al Sur. Con esta fe podremos esculpir de la montaña de la desesperanza una piedra de toque de la esperanza. Con esta fe podremos transformar el sonido discordante de nuestra nación, en una hermosa sinfonía de fraternidad. Con esta fe podremos trabajar juntos, rezar junto, luchar juntos, ir a la cárcel juntos, defender la libertad juntos, sabiendo que algún día seremos libres” […]

Molcajeteando…
Mi desinteresada aportación al edil guanajuatense para que refine y perfeccione los decretos con los que habrá de transformar a la cervantina ciudad en un espejo de la soñada por el Obispo de Hipona, levantaron un vendaval. Por las noches me siguen los pasos sujetos embozados vestidos de negro. Mis amigos panistas dan media vuelta apenas me aproximo, y las amigas con las que de tarde en tarde me reunía en amigables y productivos coloquios han dejado de tomarme la llamada. ¡Difícil e incomprendido métier el del analista que termina quedando mal con dios, con el diablo y con los hombres! Lamento informar que la brillante idea de una peregrinación de columnistas políticos al Cerro del Cubilete para pedir al Santo Cristo justicia por las agresiones de Romero Hicks (a quien por cierto un mentecato ha bautizado “Romero Kiss”, ¡hágame usted en refabrón cavor!) no convocó más que a un despistado que creyó tratábase de una excursión todo pagada.

Afortunadamente hay aún voces que iluminan y orientan. Tal el caso de mi colega y amigo Edmundo Murray, quien desde Suiza reporta:

“Ah, ah, ah... por acá no está tan reglamentado porque la jurisprudencia está convenientemente cubierta por un velo de confidencialidad calvinista. Pero hay algunos casos jugosos. Luego de mucho quejarse, un respetable matrimonio de la burguesa Vieille Ville de Ginebra presentó una demanda policial contra su vecina invocando una ordenanza municipal que prohibía gritos obscenos y ruidos relacionados con el sexo. Pero la señora no dio ni bola y continuó con su actividad tan molesta para los castos oídos de sus vecinos -eso sí, nunca después de las 22:00, hora límite para el amor en Suiza- y así llegó la cosa a manos y oídos del juez. Citada a declarar la barullera hija de Eros, el sorprendido tribunal vio entrar a la sala de audiencias a una anciana de avanzada edad, encorvada y muy recatada, quien airadamente respondió ante la demanda que ella solo gritaba cuando hacía el amor con su marido, el que había muerto hacía más de 20 años. ‘Lo que pasa es que estos jóvenes vienen en grupo y hacen mucho ruido, pero le prometo que de ahora en adelante no lo haremos más que de a dos y en silencio’.”

____________________

Miguel Ángel Sánchez de Armas. Profesor – investigador en el Departamento de Ciencias sociales de la UPAEP – Puebla. México.

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris