Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Mendigar la confianza

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
viernes, 30 de enero de 2009, 09:12 h (CET)
La confianza no se pide, se gana. Toda la intervención de Zapatero, en el programa Tengo una pregunta para usted, tenía un claro objetivo: recuperar algo de la confianza perdida por el presidente del Gobierno, incluso recurriendo a nuevas faltas a la verdad. Así no se gana la confianza.

Tampoco repitiendo, como un estribillo: “hay que tener confianza”,”tengan confianza”, “no pierdan la confianza”, “yo tengo confianza”... Cuando hay que insistir tanto en pedir algo, seguro que estás muy necesitado de ello. Y es muy probable que no lo vas a conseguir. La confianza no se pide, se gana; y quien la ha perdido de forma tan ostentosa, es difícil que la recupere.

Cuando se han hecho tantos méritos para que mucha gente ya no confie en tí, resulta temerario y contraproducente rogarle que vuelva a confiar. Sobre todo si para intentar ganarte esta confianza, se vuelve a insistir en el maquillaje de los hechos y en las mismas mentiras, en lugar de disculparse o pedir perdón.

El evidente nerviosismo de Zapatero durante el programa, su falta de seguridad interna, pese al ensayado tono contundente de su voz, sus evasivas ante las preguntas concretas de los ciudadanos, y las escandalosas no respuestas a los problemas más acuciantes, dieron una imagen desasosegada y patética, en los momentos clave, de un presidente del Gobierno desbordado por la realidad. Reclamaba confianza... y un ciudadano le preguntó per què no dimitía.

Está bien dar la cara ante las dificultades, pero si no das otra cosa que la cara, lo más probable es que te la hinchen a bofetadas. Algo de esto le ocurrió metafóricamente. No se puede mentir tanto y durante tanto tiempo para que, cuando salgas al escenario con pose de buen chico –ya sin sonrisa y la mirada azul perdida- , las masas se te echen al cuello para besarte.

Quizás haya que agraderle esta osadía, que también confirmó su auténtica escasa talla política, pero si resulta siempre preocupante que un presidente de Gobierno tenga que salir en el mayor foro público para pedir la confianza que ha perdido, que la mendiga de esta forma resulta humillante para el y preocupante para el pueblo.

La confianza se da y se gana, no se pide ni se mendiga.

____________________

Wifredo Espina. Comentarista político y ex director del Centre d’Investigació de la Comunicació

Noticias relacionadas

Teresa Lozano, nada ligera (y II)

Son los viejos instantes, las pérdidas, las ausencias y las certezas de que el hombre está solo

El protocolo de la investidura del presidente del Gobierno

El acto de investidura es la condición previa a superar antes de tomar posesión del cargo

Se acelera el cambio

Parece que el cambio climático y el calentamiento global ya están causando graves problemas. La desertización de amplias zonas del planeta avanza a pasos agigantados

“La Iglesia católica no es extranjera”

Carlos Navarro, Castellón

Escuchar a los empresarios de Cataluña

Valentín Abelenda Carrillo, Tarragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris