Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Al aire libre  

Una superviviente

Pascual Falces
Pascual Falces
viernes, 30 de enero de 2009, 08:41 h (CET)
Quienes desde antiguo eran conocidos familiarmente como mongólicos, y que de unos años a esta parte pasaron a denominarse, cultamente, como “síndrome de Down”, o “trisomía”, les ha ocurrido algo parecido como a los negros: en Europa se les llama “subsaharianos”, y en Norteamerica, “afroamericanos”. Una cuidada evolución del lenguaje en base a un mayor respeto destinado a su integración social. Algo parecido, en efecto, pero con una profunda salvedad, abismal; los últimos reciben toda clase de ayudas para su integración al trabajo y costumbres de la sociedad desarrollada, y, en cambio, aunque parezca increíble, a los primeros, se les da “matarile” antes de que nazcan, pobrecillos, o, ¡angelicos!... que se acostumbra a decir en Aragón. De hecho, de seguir la pauta actual, del 80 al 90 de mujeres a las que se informa del síndrome de Down en su hijo, alrededor del cuarto mes, abortan; en unos años, serán “rara avis”... Es consecuencia de una decisión muy personal que se toma con información, formación y conciencia. Sin embargo, lo cierto es que la mayoría de las embarazadas españolas prefieren no traer al mundo hijos con síndrome de Down.

Las personas afectadas por este síndrome tienen un carácter muy afable, y con sus ojillos achinados son proclives a la sonrisa con y sin motivo. De niños son muy luchadores, sinceros y cariñosos y se hacen querer de todo el mundo. Así le ocurrió a Izaskun, la muchacha de la fotografía que con desparpajo, se descaró ante el Presidente del “Gobierno de España”, a quien enterneció, y hasta se quedó con su petición de trabajo. La sociedad está volcada con esta clase de disminuidos y, por ello, cuesta entender la mortífera actitud que reflejan las estadísticas actuales.

La prueba de la amniocentesis que establece el diagnóstico intrauterino se generalizó en el año 1983, y la ley del aborto se instauró en 1985. Según la edad que refleja por su aspecto, Izaskun se libró por los pelos, y realmente es una “superviviente” de la escabechina que los “avances médicos” comenzaron a hacer entre los antigua y entrañablemente llamados mongólicos. ¿Qué clase de sociedad vivimos que se reúne para preguntar angustiada por una “crisis” que afecta a su bienestar material al Presidente de todos los españoles, y permanece insensible ante una mortandad con la que se “quita de encima” a los individuos que tienen una tara que simplemente les diferencia de los demás? Insensible, si, pero, que luego, va y se enternece, y aún sonríe ante la desenvoltura de Izaskun. ¿Cómo se puede llamar a esa actitud?

La Federación Española de Síndrome de Down denuncia que la falta de información es la causante de la decisión del aborto en el 90% de los casos. Esto supone hablar a los progenitores de los pros y contras de tener un hijo así. Así mismo habla de salud, calidad de vida, y de índices de integración de estas personas. Además, si a finales de los años ochenta vivían una media de 55 años, ahora llegan a los 75. Además, las técnicas de estimulación temprana a través de ejercicios físicos, visuales y olfativos son capaces de excitar en los primeros meses de vida partes del cerebro que hace 40 años estaban destinadas a permanecer inactivas para siempre.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris