Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

ZP otra vez con la piel de cordero… y van

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 30 de enero de 2009, 08:41 h (CET)
No me puedo imaginar, ni aún acudiendo a mis más oníricas entelequias, un panorama más tenso y crispado como el que, los españoles, tuvimos ocasión de presenciar en el debate celebrado en la TV1 protagonizado por nuestro Presidente, el señor Zapatero. En honor a la verdad, hay que decir que los asistentes no se cortaron un ápice en cuanto a la mordacidad, sarcasmo y acidez de sus preguntas y la rotundidad con la que se formularon. Se dice que el señor ZP estuvo varios días con sus asesores ensayando su comparecencia ante los medios, sometiéndose a un cuestionario de preguntas que se suponía que le podrían hacer; sin embargo, a la luz de los acontecimientos, visto el nerviosismo que pudimos observar en el señor Presidente, sus latiguillos para ganar tiempo como “ me alegro mucho de que me haga esta pregunta” ( lo repitió en varias ocasiones) o “ le agradezco mucho su pregunta”, deberemos llegar a la conclusión de que: o bien sus preparadores no supieron prever el veneno de algunas de las preguntas o bien, el señor ZP, no estuvo a la altura que se podía esperar de un presidente del Gobierno de la nación española.

Si ya fue una falta de respeto para todos los ciudadanos el que fuera a dar explicaciones, sobre la crisis que nos afecta, en un foro público, pergeñado por sus amigos de la TV1, antes de comparecer en el Parlamento, la sede en la que radica la soberanía de la nación; no es menos lamentable que se aprovechara de su posición de presidente para dar un mitin sobre las excelencias de su actuación durante los años que lleva en el Ejecutivo sin que, al parecer, nada de lo que él ha sido culpable de que sucediera, valiéndose de de su impunidad al no tener oposición y de que ­– el señor Milá ya se ocupó de cortar cualquier intento de réplica por parte de los interrogadores, cuando intentaron hacerlo – siempre tuvo la última palabra en los temas de que se trató. En todo caso, en esta ocasión, se le pudo observar más tenso de lo que en él es habitual, titubeante en muchos momentos en los que se le vio sin argumentos de que valerse y sobrado de demagogia cuando se le presentaba la ocasión de salirse de contexto lo que, en varias ocasiones, se le recordó por parte de quienes le estaban interrogando.

Hubo varios momentos en que, las preguntas que se le hicieron a ZP, dieron en plena diana. Por ejemplo, al intentar rebatir el haber engañado a la ciudadanía cuando, hace un año, negaba la crisis; algo que nadie, en su sano juicio, hubiera podido atreverse a negar y que está, nítidamente, documentado en la prensa y en las grabaciones de los medios de comunicación, tanto audiovisuales como en papel. Tampoco fue muy ocurrente al afirmar que, desde todos los estamentos públicos y privados de fuera y dentro de España se negara la llegada de la crisis cuando, en realidad, tanto el FMI, la FED y el TCE estaban dando las alarmas de que la situación se estaba deteriorando. Este mismo que les escribe (por lo visto un “antipatriota”), en enero del 2008 publicó un artículo

“España, sin rumbo fijo, navega al garete”, en el que, entre otras consideraciones, se decía lo siguiente. “… estamos recibiendo avisos de crisis y nuestro motor principal, la construcción, ha dejado de serlo para convertirse en nuestra principal preocupación. Un aumento sensible del desempleo; un evidente exceso de viviendas ofertadas;… una restricción de créditos a constructores y una disminución de las hipotecas…notable contracción de las compras supérfluas, etc.” Luego no es cierto, como nos quiere vender ZP, que no hubiera señales de alarma y que la crisis no estuviera anunciada desde todos los ámbitos económicos e institucionales; lo que sucedió es que el señor Zapatero prefirió ignorarla para favorecer sus perspectivas electorales.

Lo que ocurre es que la señora Leire Patín quiso defender a ZP arguyendo que había tenido la valentía de “dar la cara”. Se olvidó la socialista de cuota de añadir: “la cara de cemento armado” para poder mentir con tanto desparpajo. No obstante, aparte de una pregunta de una señorita, con síndrome de Dawn, sobre los derechos de quienes los padecen (parecía más buscar colocarse ella que abogar por los demás) que permitió que ZP respirara un poco entre tanto acoso; lo cierto es que pasó verdaderos apuros cuando se le reprochó que en su campaña prometiera “pleno empleo” a lo que él Presidente intentó darle un capotazo afirmando que lo había dicho sólo “como objetivo”; mintiendo descaradamente porque la realidad fue que lo aseguró con el máximo énfasis. Tampoco pudo más que balbucear y decir frases inconexas, cuando se le acusó de doble moral: ser un pacifista y vender armas a Israel. Como no supo que contestar se sacó de la mano algo tan descabellado como “que con las armas de España no se mataron a los palestinos” ¡Absurdo! Tampoco encajó bien la pregunta de otro asistente que le recriminó que los miembros del Gobierno usaran coches de alta gama procedentes del extranjero cuando recomendaban comprar productos españoles, por ejemplo un SEAT. ¡Penoso! Se dio golpes en el pecho, lamentando que hubiera tantos parados intentando echarle las culpas a los EE.UU de todo los que nos está ocurriendo, olvidándose una vez más, de su inacción dolosa al dejar transcurrir casi un año antes de poner en marcha medidas para enfrentarse a la crisis y, aún así, las que ha puesto en funcionamiento han dado escaso o nulo resultado. También se olvidó de decir, cuando le preguntaron, por qué nuestra nación, ¡la mejor preparada para afrontar la crisis!, resulta que ahora, según el mismo ha declarado, es la que peor está. ¡Vivir para ver!

Cuando se le preguntó qué era lo que había hecho mal pareció no acordarse de nada, si bien admitió que estuvo poco afortunado cuando anunció que lo del terrorismo estaba en el buen camino y al día siguiente atentaron en Barajas. A la pregunta de por qué había permanecido sentado al paso de la bandera estadounidense se metió en un lío del que no supo salir mezclando la guerra de Irak con el respeto a los EE.UU que resulto algo verdaderamente vergonzante. Se ha cansado de repetir, durante los últimos meses, que todo iba perfecto y que saldríamos del apuro en un plazo corto y ahora vemos que, cada vez que habla, va alargando el plazo de finalización de la crisis a pesar de su plan milagro de los 8.000 millones que les ha dado a los ayuntamientos y que tanto va voceando ( por cierto que las vallas publicitarias que se exige que se pongan en cada obra dando cuenta de que la ha subvencionado el Estado cuestan la friolera de 30.000.000 de euros). No tuvo inconveniente en negar que se hubieran dado ayudas a los bancos (sólo avales) diciendo que no se les había entregado un euro, ¿y los activos basura, a los que se destinó 50.000 millones de euros, comprados por el Estado a los bancos, les han salido de rositas? Muy curioso que voceara a los cuatro vientos que los bancos estaban colapsados, al borde de l quiebra cuando hace poco, en Washington se puso a farolear de nuestro sistema financiero, al que calificó del más solvente de toda Europa ¡Además de embustero, imprudente y desmemoriado!

Pero vean ustedes la hipérbole a la que han recurrido determinados medios de comunicación cuando han afirmado, categóricamente, que tres de cada cuatro españoles han aceptado como buenas las explicaciones de Zapatero. Y digo que me parece una exageración, por el simple hecho de que prefiero creer que es imposible que sólo quede una cuarta parte de la ciudadanía española que conserve algún atisbo de sentido común y, que no se haya percatado del gran engaño, burdo y absurdo engaño, perpetrado por el señor ZP. No obstante, reconozco que en este país todo es posible.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris