Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Escándalos, espías y borrajas

Mario López
Mario López
viernes, 30 de enero de 2009, 08:41 h (CET)
Los vaticinios de la presidenta Aguirre se van haciendo realidad. El escándalo del espionaje de altos cargos en la Comunidad de Madrid, a cuenta del erario público, va a acabar en agua de borrajas. Y esto no sólo va a dejar las cosas como están, sino que va a otorgar al Gobierno de Esperanza Aguirre un blindaje inmunológico a prueba de toda corrupción.

El PSOE madrileño, lastrado por un pasado –ya casi remoto- cuajado de pequeñas y grandes corruptelas, ejerce una oposición silente, culpable. Todos los que hemos trabajado para la Comunidad de Madrid conocemos sobradamente sus muchas deficiencias, su arbitrariedad; la falta de interés de los altos cargos por asuntos que no les aportan relumbrón; la absoluta falta de rigor contable; el estado de abandono al que estamos sometidos sus colaboradores y proveedores. Pero nada se va a poder corregir mientras el Gobierno goce de inmunidad y la oposición siga presa de su mala conciencia. El escándalo de los espías es de una gravedad extrema. Sin embargo, se va a resolver entre amigos, echando un manto de fósforo blanco en las conciencias de todos los madrileños. Este nuevo episodio de degradación política viene a suponer un nuevo bofetón a la ciudadanía y un nuevo golpe en la línea de flotación de nuestra democracia. El Gobierno de la Nación hace mutis por el foro, como queriendo huir de un escenario especialmente molesto. Y los jueces… Los jueces están ausentes, atrapados en sí mismos. Sólo nos queda esperar a que el nivel de deterioro de nuestras instituciones se haga tan sumamente insoportable que a los ciudadanos no nos quede otra opción, por más que nos cueste abandonar nuestra propia desidia, que expulsar a nuestros dirigentes a la antigua usanza, tal como en el famoso motín de Aranjuez. Cuando nos resignamos a que los asuntos nos sobrevengan estamos condenados a padecer los caprichos del calendario. Es la peor solución, pero sólo es cuestión de tiempo.

Noticias relacionadas

Vico

Vico nació en Nápoles en 1668 y falleció en la misma ciudad en el año 1744

Obsesionados con el franquismo 32 años después de su fallecimiento

“La vida de los muertos pervive en la memoria de los vivos” Cicerón

Oriol Junqueras, candidato secuestrado

Perfiles

Apuesta por una cultura de alianzas

Nunca es a destiempo para recomenzar

Una Europa en la que podamos creer

La declaración de París es un manifiesto elaborado por intelectuales de diez países europeos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris