Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La democracia y la frustración de los ricos

Mario López
Mario López
jueves, 29 de enero de 2009, 08:31 h (CET)
Una buena manera de constatar los avances de nuestra democracia –aunque no la más agradable- es ver cómo la frustración llega a las elites de nuestra sociedad. Cuando ya los obreros no van a la huelga y sí lo hacen los curas, los pilotos y los jueces, uno puede pensar que vivimos en algo así como la dictadura del proletariado.

Pero, nada más lejos de la realidad. La situación es bien distinta. Si bien es cierto que la frustración empieza a alcanzar a las elites, no lo es menos que hace tiempo arrasó al proletariado. El proletariado de hoy en día, constituido por millones de personas que sufren el desempleo o trabajan en precario, no va a la huelga simplemente porque no le es dable ¿A quién se le ocurre convocar una huelga de parados y cajeras de supermercado? Es impensable. Pero, aunque la sociedad se va desintegrando por abajo, se va democratizando por arriba. Así que, además de ricos, los ciudadanos de elite pueden jugar a la democracia. La cosa está empezando a parecerse a las culturas antiguas. Claro que un esclavo romano salía bastante más caro que una teleoperadora, un becario o un profesor de informática. Jueces y pilotos van a la huelga, obtienen respuesta a sus demandas y viven como auténticos pachás. Así da gusto. ¿Qué importa que la inmensa mayoría de los trabajadores nos comamos los mocos si más de un millón de ricos pueden mojarse el culo en su piscina de Pozuelo o Santa Cruz de Mudela? Hay que dar gracias al cielo por esta bendición que tenemos de chalets con piscina, aunque las disfruten pocos. Y ya no digo nada, si encima son demócratas.

Noticias relacionadas

Una guerra que nos ocultaron por ochenta y seis años

Hace ocho décadas estallaba una de las primeras guerras encendidas por la chispa del petróleo, que en las siguientes décadas encendería llamas de avaricia imperialista sin precedentes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLII)

Lo que siguió a esto fue una querella criminal contra estos sacerdotes del Opus Dei

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris