Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cartas al director   -   Sección:   Opinión

Un hombre sin información es un hombre sin opinión

D. Campderá, Madrid
Lectores
@DiarioSigloXXI
viernes, 19 de febrero de 2016, 13:29 h (CET)
“ Todas las opiniones son respetables”. Corrijo esta justificación de la ignorancia, “un hombre sin información es un hombre sin opinión”. Actualmente vivimos en la España del relativismo, del populismo, de la demagogia, de la censura de lo politicamente correcto, del estigma del cambio asociado a una determinada tendencia ideológica, vivimos en una España de confusión, inestabilidad y caos; ingobernable. Vivimos en una España donde personas que no creen en lo que España significa quieren y tienen apoyo para gobernarla, donde la ley de memoria histórica es selectiva y fundamentada en estudios de una cátedra de la complutense que dista mucho de lo que se espera de una universidad de tal entidad, en una España de ladrones y corruptos apegados a un escaño, vivimos en la España paradójica que por un lado proclama la tolerancia y el respeto por bandera, y por otro desdeña y descalifica a la “casta”, se ríe del catolicismo y de la mayoría de los españoles. Detengámonos un momento para determinar con claridad que entendemos por tolerancia, por demagogia, por respeto, por populismo.

Vivimos en una España de símbolos, de políticos que ansían ser símbolo de mujer trabajadora, símbolos de la clase obrera, o incluso símbolos de la independencia de Cataluña.

Es evidente pues, que el panorama político-social español es trágico, podemos optar por la vía de la resignación donde la realidad no nos interpela, nos dedicamos a vivir sin hacer ruido o sin llamar la atención, cuidando nuestros comentarios para no desentonar pero a la vez aceptar opiniones fundamentadas en la más absoluta ignorancia, caer en la falacia de autoridad, caer en lo común, en lo demagogo, en lo simplista. Yo prefiero el otro camino, el pedregoso, el de las cosas claras, el de valores sólidos, el del respeto y tolerancia pero con conocimiento, con pensamiento crítico. Saliendo de lo utópico de esta dualidad, hemos de ser consecuentes con la verdad, ideal universitario por excelencia; su búsqueda, que si bien es frustrante, es necesaria, motivo de conflicto interno y de reflexión, momento de replantearnos valores, ¿Cuáles son los valores europeos?¿Hacia donde vamos?

Es momento de dejar de achicar agua en un intento desesperado por salvar una España enferma de valores, momento de hundirnos y erigirnos de nuevo sobre nuevos pilares, fruto del consenso pero también de la confrontación, de entender la palabra democracia y de remar todos en la misma dirección. Es necesario gente comprometida, que se comprometa con aquello que ama, que salga de su zona de comfort, que aporte y que no se resigne; es el momento del cambio, pero no hacia la derecha ni hacia la izquierda, es el momento del cambio hacia la verdad.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Chisteras y conejos

Dolores Delgado y Pablo Casado en desayunos de Europa Press

El día que Felipe VI conoció a Quevedo

Viajar en el tiempo ahora es posible gracias a los números romanos

Microcréditos

"Dale a un hombre un pescado y lo alimentarás por un día; enséñale a un hombre a pescar y lo alimentarás para toda la vida

¡Partidos, idos! (parte 3)

La operatividad representativa ha de ser complementada con una directa participación ciudadana

Indultos. No pueden detener la Justicia, pero la puentearán

“Devuelva la mosca, amigo, y deje en paz su sangre que harto la han de necesitar las chinches de su cama. Devuelva la mosca” .Evaristo Carriego
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris