Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los autobuses de la fe

Antonio Sánchez (Madrid)
Redacción
viernes, 30 de enero de 2009, 09:30 h (CET)
El sentimiento religioso no es más que la impresión en el alma de una cosa espiritual o un estado de ánimo permanente o pasajero que puede conducir a la alegría o a la tristeza dolorosa. Cuando conduce a la tibieza, es que el hombre se posiciona lógicamente en su verdadera naturaleza.

La fe es creada a partir de la voluntad de nuestro cerebro. Como consecuencia, no es nada o es el todo dependiendo de nuestra disposición.

El consuelo y la libertad de los hombres va a depender de su actitud personal frente a lo que los demás le dejen hacer o disfrutar.

La fe religiosa forma parte del elenco de un tipo de hombres que vive de mitos. Es tan personal, que nadie te la puede arrebatar y menos una valla publicitaria. Cuando alguien se preocupa por los que poseen otro tipo de convicción, es que esconde motivaciones ajenas a la fe espiritual, mayormente, terrenales y monetarias. El sentimiento de un creyente solo puede ser horadado cuando te imponen por la fuerza el que no tengas tal tipo de sentimiento.

La causa del hombre nace y se consolida exclusivamente por su relación con los otros hombres.

El espacio público terrenal es de todos los hombres, cualquiera que sea su condición o creencia.

Si yo fuera católico le daría tanta importancia a los autobuses presuntamente ateos como a la Semana Santa de Sevilla. Si fuera creyente de verdad, me importaría un rábano.

Noticias relacionadas

¡Partidos, idos! (parte 3)

La operatividad representativa ha de ser complementada con una directa participación ciudadana

Indultos. No pueden detener la Justicia, pero la puentearán

“Devuelva la mosca, amigo, y deje en paz su sangre que harto la han de necesitar las chinches de su cama. Devuelva la mosca” .Evaristo Carriego

Reforma eclesiá

Corregir los fracasos eclesiales sin contar con la autoridad de la Biblia conduce al fracaso

Elecciones en Andalucía

Un parlamento hasta ahora incompleto

La acción conjunta

Se nos olvida que la cultura permanece, que es nuestra continuación en el tiempo, y que perpetúa la vida de cada cual en su universalizada entidad diversa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris