Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La linterna de diógenes   -   Sección:   Opinión

Ninguna pregunta para Vd., Sr. Presidente

Luis del Palacio
Luis del Palacio
miércoles, 28 de enero de 2009, 08:22 h (CET)
Cuando aparezca esta columna ya será martes y el Presidente Zapatero habrá cumplido una vez más con el ritual del baño de masas que supone introducirse en la intimidad de los hogares de millones de españoles, en ese momento en que apetece relajarse, ponerse las pantuflas y olvidarse de todo hasta el día siguiente. El “milagro” de la televisión se alía con el morbo de ver casi dos años después a ZP, como un tentetieso, ante una audiencia casi inconmensurable. Los faraones del Antiguo Egipto celebraban cada cierto tiempo una ceremonia que llamaban Heb Sed, a través de la cual renovaban místicamente sus poderes ante los hombres (y mujeres, Bibiana) para poder así continuar reinando durante unos lustros más. En teoría, si no superaban la prueba, el pueblo podía pedir su cabeza; pero esto invariablemente no sucedía; se trataba más bien de un plebiscito donde el monarca no tenía nada que temer. El Heb Seb de Zapatero está servido (estará servido cuando ustedes lean estas líneas) y no habrá nada nuevo bajo el sol, aparte de alguna anécdota como la del precio del café, que fue lo único destacable del debate anterior. Para ponerle el cascabel al gato no sólo hay que hacer uso de la imaginación y poseer una cierta dosis de valor, sino no tener nada que perder (y a ver quien es el listo que le planta cara al presidente). Desconozco cómo se lleva a cabo la selección de invitados al programa “Tengo una pregunta para Vd.”, aunque imagino que, como en cualquier “casting”, habrá una selección previa (la más neutral) y otra posterior en la que se filtrará al personal, no vaya a ser que se cuele algún elemento subversivo o algún parado de los que no cobran ni cobrarán subsidio.

El formato del programa resulta interesante, si no se le da más importancia de la que tiene: cien personas aseguran el volumen suficiente para que el estudio no parezca un teatro despoblado. Es una simple cuestión de bulto, ya que resulta imposible que cada una formule una pregunta. Para la ocasión se ha realizado un “campo muestral” en el que figura una representación teórica de las clases sociales, las profesiones y oficios, las edades, los sexos, de ciudadanos de las diecisiete autonomías. Sólo siete amas de casa, seis inmigrantes y cinco desempleados. No figura en el guión que alguno de los cuarenta, más o menos, que gozan del privilegio de preguntar al prócer, pueda comentar la respuesta o replicarla. Si el cuestionado tiene tablas, el éxito mediático está asegurado.

Zapatero rehuye una comparecencia ante el Parlamento porque sabe que la única solución que tiene su política es buscar en el ardor popular -como hacen Evo Morales y Hugo Chávez- lo que jamás obtendría ante las Cámaras (y no las de televisión). Nada que tenga que ver con el parlamentarismo, con el diálogo y la crítica, le interesa a estas alturas. Sabe, en su huida hacia adelante, que debe buscarse el apoyo a través de crear un ambiente de simpatía hacia su persona. Hacer de él una figura carismática a estas alturas parece tarea casi imposible, pero al menos cuenta con el progresivo descrédito de la oposición, embarcada en peleas intestinas de difícil pronóstico.

“Qué pena –se dirán muchos- que yo no esté ahí. ¡Me iba a oír!”

Los que se sientan a este lado de la pantalla buscan respuestas que Gran Hermano nunca les dará.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris