Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Intrigantes y mendicantes codiciosos en el PP

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 28 de enero de 2009, 08:22 h (CET)
Los que nos limitamos a ser meros espectadores, que no aspiramos a más que no se nos engañe y estamos dispuestos a confiar, por puro hábito, en aquellas personas que han demostrado ser consecuentes con sus actos; que no cambian de ideología o valores sólo por obtener réditos personales y que, durante su trayectoria pública, han dado abundantes muestras de sensatez, sentido común y coraje para hacer frente a las martingalas con las que sus adversarios pretenden desacreditarlas; no es fácil que cedamos a la tentación de dejarnos impresionar por montajes torticeros, “vendectas” de malos perdedores o escenografías destinadas a la galería, entendiendo por tal toda esta pléyade de mentes adormiladas a las que les cuesta poner en movimiento su materia gris y prefieren que les den la comida intelectual mascada y casi digerida a fin de no tener que ejercitarse en el molesto ejercicio de discurrir.. En muchas ocasiones sentimos corazonadas, meras intuiciones, si ustedes prefieren o, puede, que un sexto sentido, conseguido a lo largo de muchos años de dar tumbos por la vida, que nos hacen sospechar de quienes tienen por costumbre usar de los equívocos, abusar de una situación privilegiada, sea en política o en medios de comunicación, para intentar dirigir a la opinión pública hacia una creencia determinada, una opinión conducida o inducida, respecto a la actuación de una persona pública o una determinada organización pública o privada, a las que se pretenda desacreditar o mancillar para obtener ventaja, sea esta de índole política o económica.

Estos días estamos presenciando una de las más sucias operaciones que se pudieran organizar, surgida desde uno de los medios afines al PSOE, que se ha caracterizado siempre por estar escorado hacia la izquierda del señor Zapatero y que ha sido uno de los co-artífices de que, el actual presidente del Gobierno, para vergüenza suya, ocupe el lugar que actualmente ostenta. No ha sido la primera vez ni la que hace ciento que El País organiza encerronas con el fin de perjudicar a determinados miembros del PP, ni tampoco será la única vez que ha tenido que recoger velas, intentando la vieja práctica de “tirar la piedra y esconder la mano”. Primero lanzan la acusación y luego dicen que no lo han hecho y, así es como se han quedado con el trasero a la intemperie, cuando, El Mundo, el periódico de P.J. Ramírez, les saca los rubores, les escalda las posaderas y les levanta la levita, mostrando a los lectores la prueba gráfica de la noticia, que publicó El País, en la que lanzaba la infamia y la tardía, inoportuna y vergonzante excusa que se han inventado para intentar salir del paso con el mínimo de pérdidas para el periódico. La facilidad con la que son capaces de darle la vuelta a un tema sería sin duda digna de mejores empeños.

Pero no debemos de perder de vista aquella vieja máxima romana, utilizada cuando se quería descifrar el misterio que envolvía a una determinada actuación en contra de una persona, un colectivo o una organización; entonces se preguntaban ¿qui prodest?, ¿a quién beneficia? Sin duda un hábil método para descubrir la verdad ya que, como ocurre en el caso que nos ocupa, o sea, el de la campaña desatada contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, doña Esperanza Aguirre, en la que se la pretende involucrar en una oscura, tenebrosa y rocambolesca intriga de espionaje político; es evidente que el método utilizado por un pelele que se considera periodista de El País, tiene todas las trazas de una bien pergeñada invención destinada, sin ningún recato, a torpedear la línea de flotación del equipo de la señora Aguirre que, de rebote, como no podía ser de otra forma cuando se trata de temas que en alguna manera puedan desprestigiar a la presidenta, tienen la virtud de favorecer, indirectamente, al alcalde de Madrid, señor Gallardón, uno de los que, sin duda, ha contribuido más al giro radical que se le ha dado al PP para que se haya apartado de su línea regular, para embarcarse en aventuras “centristas” que nadie sabe a dónde conducen ni que resultado se obtendrá de ellas.

Choca mucho la reacción airada y enérgica de don Mariano, que se ve que ha aprovechado la ocasión para mostrarse dispuesto a “hacer rodar cabezas” aunque de una forma harto selectiva ya que, la cabeza que este nuevo Robespierre de la política parece más interesado en guillotinar es la de doña Esperanza, en la que ve una rival temible para el caso de que los próximos comicios de Galicia, País Vasco y las propias elecciones Europeas no les sean lo favorables que parece que quieren hacernos creer que van a ser. Ya se deshizo de la señora María San Gil, un bastión en el País Vasco de la defensa de la españolidad y de la lengua y, a la vez, un verdadero adalid en contra del terrorismo y los partidos separatistas que pretenden su escisión de España. Y es que don Mariano parece que cuando se arropa en la “legitimidad de su elección” se olvida de dos cosas: la primera, que fue designado a dedo por el señor Aznar y, la segunda, que el Congreso de Valencia fue una filfa organizada por los barones del partido para sacarse de encima a aquellos que mantenían los valores tradicionales del PP. No hubo ni un atisbo de democracia y todo se llevó a cabo de espaladas a la voluntad de las bases; pisoteando el derecho a opinar, a elegir al mejor y a la libertad de voto de quienes, en definitiva, son los que tienen la facultad de escoger a sus dirigentes.

Afortunadamente, doña Esperanza Aguirre sabe fajarse, no se doblega ante las intrigas que pretenden destronarla de su puesto de verdadera heroína y defensora de los ideales y valores verdaderos que siempre ha defendido el PP, lo que, sin duda, le ha valido el que una gran masa de electores y simpatizantes la estén siguiendo su trayectoria, viendo en ella la única esperanza de que, algún día, se puedan recobrar los ideales que –desde que el señor Rajoy y su colección de acólitos bisoños e incompetentes, se hicieron cargo del partido, parece que han decidido dejar de lado; para entrar en este “modernismo” de los matrimonios homosexuales o del libre aborto ( por cierto. en Europa parece que el PP ha votado mayoritariamente a favor de su liberalización) pensando que, con ello, se van a atraer más votos – siempre hemos mantenido los que creemos en Dios, en una moral cristiana y en una España unida y respetada en todo el Mundo. No sé si van a conseguir aumentar el número de afiliados empleando esta técnica, pero de lo que estoy seguro es de que muchos de los actuales militantes y simpatizantes van a cambiar su voto para pasar a la abstención o, como ya viene ocurriendo de forma masiva (se habla de 400.000 nuevos afiliados) se pasarán a las filas de la socialista, pero patriota, señora Rosa Díez. Un triste panorama para un partido que, sólo hace cinco años, disponía de la mayoría absoluta.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris