Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La muchacha de las bragas de oro

Mario López
Mario López
miércoles, 28 de enero de 2009, 08:22 h (CET)
Parafraseando al recientemente premiado Juan Marsé, diría que la presidenta de la Comunidad de Madrid es la “muchacha de las bragas de oro”. Y es que, en lo esencial, es lo que es. La muchacha se ha hecho mayor y sigue pensando que todo el monte es orégano. Y acaba pasando lo que está pasando.

Que se creía ella que en política se puede hacer lo que a una le viene en gana, como en el cuarto de juguetes cuando niña o en el chalet de la sierra de muchacha; que todo el mundo le va a consentir lo mismo que sus padres. Y el mundo no funciona así. Aparte de que el guateque es cosa del Ayuntamiento y eso lo lleva su compañero –y sin embargo amigo- Alberto Ruiz-Gallardón, lo del servicio de inteligencia, a la sordi y sufragado con fondos públicos, puede degenerar en una GESTAPO cualquiera. Y eso no, querida Esperanza. Hasta ahí podíamos llegar. Empezamos pasando el rodillo por encima de la Asamblea de Madrid. Continuamos pasándonos el Gobierno de la Nación por el arco del triunfo. Otorgamos contratos millonarios a aquellos que nos pagan las vacaciones y las comilonas en los mejores restaurantes de Madrid. Privatizamos los servicios públicos. Hacemos de los medios de comunicación oficinas de propaganda. Nos lanzamos al asalto de Cajamadrid. Y, para rematar la jugada, montamos un servicio secreto con los dineros de todos los madrileños, con el honorable fin de espiar al adversario político. Esto no es ser liberal, doña Esperanza. Esto toda la vida ha sido, es y será fascismo puro y duro. Precendentes: Hitler, Mussolini, Stalin y Franco. Esperemos que su jefe, don Mariano Rajoy, que parece tener mejor cabeza que usted, haga algo por evitar que la Comunidad de Madrid se convierta en sus bragas de oro. Saludos muy saludables.

Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris