Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Jornada de Infancia Misionera

Elena Baeza (Málaga)
Redacción
miércoles, 28 de enero de 2009, 07:51 h (CET)
Algunos lectores puede que se pregunten ¿Qué puede hacer un niño por las misiones?

Los niños tienen un corazón limpio y unos sentimientos que tal vez los mayores no tengamos. Yo desde mi experiencia de madre y catequista puedo deciros, hace ya años…vivía entonces en Torre del Mar e iba acompañada de mis hijos a la Misa dominical para los pequeños que se preparaban para recibir la Primera Comunión. Nunca se me olvidará; se había producido un terremoto –eso sí que no recuerdo dónde era- y, el sacerdote dijo que la colecta estaría destinada a esas pobres gentes que lo habían perdido todo. Había todos los domingos una función matinal de cine y, casi todos los niños cuando acababa la ceremonia religiosa, -recuerdo que el cine estaba a unos metros de la Iglesia- se iban directamente. ¿Saben que ocurrió ese día? que más del 90% de los niños el dinero que sus padres les habían dado para la entrada de la película, la depositaron en la cesta de la parroquia, para contribuir con esas familias que estaban pasándolo mal. ¡Como valoraría el Señor la modesta aportación de esos pequeños!

También se me dio más de un caso de padres que no iban a Misa, pero los niños cuando ya iban conociendo a Jesús a través de su catequesis, éstos los arrastraban y con que ilusión iban a Misa junto a sus padres. Tuve otra preciosa experiencia: era la de un matrimonio, que desde que se habían casado ni habían ido a Misa, ni habían confesado. El día que su niña confesó ellos decidieron confesarse para poder acompañar a su hija, recibiendo a Jesús Sacramentado también. ¡Cuánto puede un niño!

¿Que padre se resiste a la petición de una obra buena y llena de cariño de su hijito? "¡Dejad que los niños se acerquen a mi!" (Mc. 10,13). Si un niño pide a Dios, Él lo va a escuchar, y va atender su petición.

Los niños sin saberlo están colaborando a que muchos padres regresen a la fe que algún día abandonaron.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIX)

Mala cosa es enseñar los galones solamente; o peor, vivir de las rentas

El Gobierno impasible ante las amenazas a España

Sánchez resucita a Franco y Calvo minimiza la amenaza de Torra

Aquelarre monárquico en Barcelona

Hooligans sin respeto por las víctimas

Dios es grande

Sin la presencia del Padre de nuestro Señor Jesucristo las mujeres violadas difícilmente superarán el trauma de la fechoría cometida contra ellas

El mundo se acrecienta de víctimas

Solidaricémonos al menos con su poética mirada
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris