Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

¿Está usted preparado para un gran cambio en su vida?

Maite Valderrama
Vida Universal
martes, 27 de enero de 2009, 09:32 h (CET)
Mucho se habla en la actualidad del cambio climático, sin embargo pocos se preguntan qué significa esto en realidad y si son ciertos los catastróficos pronósticos que algunos científicos presagian de forma irreversible y cada vez más inminente. Se podría decir que bajo Cambio Climático se entiende el calentamiento de las temperaturas medias del planeta, lo que llevaría a un cambio en nuestra vida, como consecuencia del aumento de las sequías y desiertos, derretimiento de los cascos polares, subida del nivel del mar y aumento de huracanes entre otras muchas cosas.

Hasta el año 2007 mucho se discutió sobre si había culpables para este proceso perceptible ya, por lo que se hizo necesario que científicos de todo el mundo redactaran ese mismo año El Informe Climático, poniendo luz en un mar de opiniones. La respuesta a la pregunta fue, sí, el culpable no es otro que el ser humano. Sin embargo muchos escépticos quizás no queriendo aceptar la autoría y responsabilidad de tan dramático futuro, alegan que sólo se trata de un proceso natural más en la historia de la Tierra. Las señales indicadoras son ya evidentes; el director del Instituto de Postdam para la investigación del clima, el profesor Joachim Schellenhuber dijo textualmente: "En realidad, tenemos que prepararnos para un aumento del nivel del mar de 1 m. durante este siglo".

Por otra parte el metano ha aumentado notablemente desde 2007, entre los motivos está la ganadería intensiva, pero también que los suelos de permafrost de Siberia se descongelan cada vez más, liberando a la atmósfera grandes cantidades. Algunos científicos afirman que a corto plazo se reducirá el número de cabezas de ganado sobre la Tierra, ¿pero como reducir las emisiones de los 12 billones de metano existentes bajo los océanos y que se liberan cuando la temperatura del mar sube 5º o más? La liberación a la atmósfera del metano contenido en los océanos podría provocar desplazamientos terrestres con sus correspondientes Tsunamis, ya que el hidrato de metano estabiliza las vertientes continentales como si fuera una sustancia cementosa.

Más de uno opina que es mejor no pensar en un futuro tan pesimista, pues es posible que las cosas no se pongan tan mal, sin embargo no hay nada que indique que algo vaya a ir a mejor. Pero ¿por qué no se reconoció a tiempo este peligro? ¿Nadie advirtió a tiempo sobre nuestros comportamientos? Algunos científicos de forma aislada advirtieron de los peligros que conlleva la explotación de la Tierra, sin embargo apenas fueron escuchados.

No obstante en los últimos 34 años han llegado advertencias muy precisas, pues nos encontramos en un cambio de era y como en todos ellos ha habido profetas y personas iluminadas que advirtieron a la humanidad sobre aquello que se les avecinaba y así es también hoy. A través de Gabriele la profeta de Dios para la actualidad, Este ha advertido a la humanidad con gran precisión. En aquel entonces se podría haber evitado la catástrofe climática, hoy cada uno sólo puede pedir la conducción de Dios y reconocerla gracias al cumplimiento en su vida diaria de Sus enseñanzas. Que se salve quien se deja salvar.

Noticias relacionadas

Hacer República

J. Hernández, Málaga

Un blanco sueño por Astún (Huesca)

V. Rodríguez, Zaragoza

La Navidad, Trump y los demás

M. Ferraz, Barcelona

Demasiadas ‘normalidades’

S. Madrid, A Coruña

Un regante alimenta a 155 personas de media al año

D. Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris