Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos P√ļblicos Viajes y Lugares Display Tienda Dise√Īo Grupo Versi√≥n m√≥vil

Opinión

Etiquetas:   Algo m√°s que palabras   -   Secci√≥n:   Opini√≥n

‚ÄúEl se√Īor de las palabras‚ÄĚ: Diez a√Īos de ausencia

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
martes, 27 de enero de 2009, 09:32 h (CET)
Recordado como uno de los grandes novelistas del pasado siglo, Gonzalo Torrente Ballester, siempre presencia y presente entre los bebedores de las buenas letras, renombrado por V√≠ctor Garc√≠a de la Concha como el Se√Īor de las Palabras, cumple diez a√Īos de ausencia f√≠sica entre nosotros, que no de vac√≠o -vuelvo a insistir-, pero la nostalgia bien es verdad que nos puede. Desde que vio la luz por primera vez, la vida le injerto el verbo apasionado de narrar hechos, haci√©ndolo con la valent√≠a de utilizar un lenguaje claro, directo y libre, en confluencia con el lirismo y la realidad que a todos nos circunda. Las vivencias de un tiempo, irrepetible como todos los tiempos, cuajado de gozos y sombras, rubrican la madera literaria de este gallego con alma de poeta. Su modelo de novelar es √ļnico, es √©l mismo, junto al realismo impregnado en el escritor, fruto del esfuerzo intelectual e idealista que lleva consigo, como sombra que camina con el caminante.

Las palabras, sus palabras, y el se√Īor Torrente siguen vivas, y algunas son obras que se popularizaron como la trilog√≠a Los gozos y las sombras, constituida por El se√Īor llega (1957, premio de Novela de la Fundaci√≥n Juan March), Donde da la vuelta el aire (1960) y La Pascua triste (1962). A partir de las gestas reales tuvo la dicha de inventar conceptos con vida, almas con coraz√≥n, mundos diversos y espacios distintos. Nada le ha sido indiferente a la b√ļsqueda y al hallazgo del literato, a este singular cronista del amor, de los mitos, del poder; su fe en el poder de la palabra como cimiento le ha crecido, como estilista de formas y fondos literarios singulares. Persona inquieta, un escritor ha de serlo siempre, puso el acento en la humanizaci√≥n de los aut√≥matas y acentu√≥ la iron√≠a a sorbos, como deben saborearse las innatas lecciones que la vida nos entrega por cap√≠tulos.

La literatura se aposent√≥ ‚Äďha escrito el propio Torrente Ballester- en sus entra√Īas como un virus contra el que no caben defensas ni se ha inventado a√ļn la vacuna. El arte de la palabra le absorbi√≥ y, as√≠ lo confiesa, sin tapujos y a pecho descubierto: ‚Äúme posey√≥ y me posee con esa entereza de algunos amores y de algunas mujeres, no me ha soltado jam√°s, no me ha dejado libre, pero me ha exigido serlo ante el resto de las cosas reales para poder dominarme m√°s a modo. ¬ŅQu√© voy a hacerle? Es mi felicidad y mi dolor, y todas cuantas parejas contradictorias se me puedan ocurrir ahora, vida y muerte, y las dem√°s. Le he sido fiel, pues mis limitadas y m√≠nimas traiciones con las teteras y los magnetofones no llegaron a afectar la sustancia de mi lealtad, sino m√°s bien la completaron. El amor a los libros tambi√©n va impl√≠cito‚ÄĚ (texto recogido GTB por GTB, curr√≠culum, en cierto modo-1981). Se dice que la patria de un escritor son sus recursos ling√ľ√≠sticos, la vida misma prendida al abecedario de cada uno. El escritor, que pensaba en gallego y escrib√≠a en castellano, se hall√≥ en las letras sin que nadie le ense√Īase nada. Con la √ļnica honda observaci√≥n al libro de la naturaleza, le fue suficiente para poder contar y cantar est√©ticas vestidas de raz√≥n. Y as√≠ surgi√≥ el cr√≠tico, que fue a la vez creador irrepetible a pesar de su humildad; un creador que, por serlo en verdad, fue un excelente cr√≠tico literario de los que hoy no abundan. ¬°Cu√°nta c√°tedra en sus comentarios literarios! Y tambi√©n, ¬°cu√°nto ingenio en sus hijos literarios! Tanto monta, monta tanto.

En cualquier caso, para entender la obra literaria de Torrente Ballester, por cierto primer novelista espa√Īol galardonado con el premio Cervantes, antes hay que familiarizarse con sus atm√≥sferas a trav√©s de la lectura sosegada, abrir bien los ojos de la sabidur√≠a, es un escritor intelectual cien por cien, y poner el o√≠do en lo qu√© dice y en c√≥mo lo dice, algo propio de un hombre de vast√≠sima cultura, que siempre ha dicho lo que quer√≠a decir. Diremos que sus obras literarias son un claro ejemplo de rebeli√≥n y revoluci√≥n, de revuelta y respeto, dentro de los c√°nones literarios. En Javier Mari√Īo, hay un joven en busca de su destino; en Don Juan, la rebeld√≠a hacia unas normas impuestas; en El golpe de estado de Guadalupe Lim√≥n, la desmitificaci√≥n del mito pol√≠tico; en Off-side, dificultades para tomar el tren de la modernidad despu√©s de una incivil contienda; en Ifigenia, pasi√≥n, celos, juegos de inter√©s, humanidad; en La saga/fuga de J.B., historias milenarias alrededor de una reliquia. Todas ellas tejidas y sustentadas a base de recuerdos y aprendizajes, de tener mundo y de tener vida, tan percatada como vivida. No en vano hace literatura seg√ļn escucha. El aval de sus palabras, no dejan duda al respecto: ‚ÄúLa imaginaci√≥n, que es un trabajo sobre la experiencia, da las grandes obras de la literatura. Hace falta la experiencia, el material sobre el que trabaje la imaginaci√≥n‚ÄĚ.

Tambi√©n la obra dram√°tica del ferrolano Torrente Ballester tiene las vertientes humor√≠stica e imaginativa, que tanto le caracterizan. El viaje del joven Tob√≠as, El retorno de Ulises, El casamiento enga√Īoso, Atardecer en Longwood, Lope de Aguirre, Rep√ļblica barataria...; son obras rompedoras, vanguardistas e ir√≥nicas, donde las vidas de los personajes se enfrentan a si mismo, sobre el escenario de este pintor de palabras al que, seguramente, le falto valor, que no val√≠a, para seguir cultivando el teatro. Ensayos, recopilaci√≥n de art√≠culos period√≠sticos, forman y conforman el universo literario del Se√Īor de las Palabras, del genial Torrente Ballester; profesor, novelista, cr√≠tico, autor dram√°tico, periodista, literato encuadrado en la Generaci√≥n del 36. Tambi√©n tuvo una intensa relaci√≥n con el s√©ptimo arte, no s√≥lo como espectador, sino tambi√©n en la realizaci√≥n de algunas pel√≠culas. Para el cine, El rey pasmado (Imanol Uribe, 1991) y para la televisi√≥n Los gozos y las sombras (1982). Justo ahora que se cumplen diez a√Īos de su ausencia, tras la muerte en su casa de Salamanca la noche del 27 de enero de 1999, ser√≠a un buen motivo para volver a su creaci√≥n y escenificar cualquiera de sus obras dram√°ticas o novel√≠sticas. Es pues, Torrente Ballester, un talento literario al que todav√≠a hay que seguir descubriendo y describiendo.

Noticias relacionadas

Catalu√Īa a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la ense√Īanza

Hipnosis colectiva

La capa√Īa representa uno de los cap√≠tulos m√°s esperp√©nticos

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¬ŅHasta d√≥nde llega el c√°ncer separatista dentro de Espa√Īa?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catal√°n se reduce a Catalu√Īa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris