Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

El retroceso de la libertad

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
lunes, 26 de enero de 2009, 06:36 h (CET)
La libertad en el mundo retrocede en 2008 por tercer año consecutivo. La crisis se ha tragado también la rebeldía contra el sometimiento. Como antaño, hoy también hacen falta liberar cadenas y forjar libertades como derecho de todos y no privilegio de algunos. La autonomía como persona, no es para soñarla, sin lugar a dudas, es para vivirla. Por desgracia, por ejemplo, cada día somos menos dueños de nuestra propia vida. La inseguridad del mundo nos acorrala, aunque se nos diga que los ciudadanos gozan de una libertad sin precedentes para viajar, trabajar y vivir donde quieran. Cuestión esta última que no es del todo cierta, salvo la ciudadanía europea que juega con ventaja en este espíritu migrante que tenemos los humanos para mejorar de vida.

Hay otras libertades además, como pueden ser la de expresar libremente las ideas, la libertad de cátedra o de enseñanza, de convicciones religiosas, que también exigen una permanente tutela de los Estados a un derecho inalienable, innato, que no admite parcialidad alguna respecto a un grupo, en detrimento de los demás, como a veces pasa.

El retroceso de la libertad es siempre una mala noticia. ¡Qué menos poder pensar y hablar sin hipocresía! Por desdicha, en muchas ocasiones el derecho se supedita a determinados poderes. También en los países democráticos. En España, el disfrute de esa libertad también ha reculado, en la medida que no funcione una seguridad pública capaz de prevenir y sancionar con efectividad cualquier tipo de amenazas, o tengamos un poder judicial incapaz de resolver los conflictos con celeridad. No puede darse libertad bajo un clima de mentiras como el actual. Quizás por ello abunden tantos predicadores de libertad, porque la prisión es manifiesta. Ciertamente, se precisa que cada persona tenga derecho a ser lo que es según su conciencia, a poder pensar y propagar sus ideas. Y todo esto en virtud de la plena dignidad de la persona humana.

La realidad es que prevalecen situaciones de poder en vez del auténtico servicio al bien común. El aluvión de actitudes sectarias, de resentimiento y rechazo a los que no piensa como las mayorías, es algo público y notorio. Resulta imposible, pues, que se llegue a una eficaz cultura de la paz, mientras no se active la auténtica libertad de vivir y dejar vivir; de hacer lo que se debe, en lugar de lo que se quiere. Cuando se gana en libertad el progreso camina por si mismo. Seguro que nos ayudaría a salir de este brete, donde la esclavitud de manera solapada ha vuelto a nacer.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLIV)

El Vaticano no debe ser una panda de chorizos al estilo de Alí Babá y los cuarenta ladrones

República del Paraguay y República de Corea: Celebrando 55 años de Amistad

“Paraguay siempre ha estado apoyando a la República de Corea en el escenario internacional"

No hay verso sin verdad, ni poética sin verbo

“Contra el poder de avasallar, el deseo de hacer justicia"

Venció quien debía

La regeneración del PP, misión de P. Casado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLIII)

Hay que reconocer que en el Opus Dei han sido más pacíficos que Alejandro VI o Hitler. Se agradece
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris