Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Nadie es responsable del caos

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
lunes, 26 de enero de 2009, 06:36 h (CET)
No nos gusta nada la política del Ejecutivo. Va dando tumbos a lo loco. No vemos orden ni concierto. Y por si eran pocos los errores que veníamos detectando, nos encontramos con que las previsiones del Gobierno son distintas a las de hace unos días, cuando se aprobaron los presupuestos.

Nos han engañado. Hemos picado como pardillos, pero en el Gobierno de Rodríguez nadie se siente responsable. Unos se esconden y otros alardean con su ignorancia en lo más alto. El egoísmo ciega al Gobierno. Dice el refranero que “Fe sin obras está de sobra”.

La desconfianza se ha instalado definitivamente en el Gobierno. Ni los miembros del Ejecutivo se creen sus propias previsiones; aunque más que previsiones son simples y meras opiniones, pues no tardarán en rectificarlas. Sea como fuere, así no vamos a parte ninguna, y mucho menos hacia la resolución de los muchos problemas que han estrangulado a la economía española.

Después de la imprevisión gubernamental dudamos que se atrevan a seguir echando la culpa a Estados Unidos y al ex presidente Bush. España es el único país que no ha sabido coger al toro por los cuernos, debido a la inoperancia y a la nula claridad de ideas del Gobierno que preside Rodríguez. Pero vamos más allá: por donde pasa el ministro Pedro Solbes deja huella de incapacidad económica; lo demostró con Felipe González, después en el Parlamento europeo y ahora con Rodríguez. Siempre ha fallado cuando más se le necesitaba. Ni una escopeta de feria falla tanto y tan seguido.

Una de las cuestiones más dolorosas del Gobierno de España es comprobar cómo ha ayudado a la banca y ésta le ha dado la espalda al propio Gobierno y a los ciudadanos. El dinero a manos llenas que han recibido los bancos no ha repercutido en el ciudadano y se comprueba a diario cómo los bancos y cajas niegan créditos a la ciudadanía. El dinero del Estado ha servido para cubrir trampas y contabilidades amañadas. Era de esperar: mientras el Gobierno socialista ayuda a la banca, Cáritas diocesana sigue multiplicándose en ayudar a los pobres. A nadie sorprende.

Comprobamos a diario que quien menos ahorra es el Gobierno. Quien más derrocha es el Gobierno y quien peor planifica es el Gobierno. Pero no se siente responsable. Ha hecho de España el cuento de la lechera y resulta que ni había cántaro, ni leche ni lechera. Que se lo digan a nuestro buen amigo y empresario, Germán Redondo, quien después de mucho pensar, y muy a su pesar, ha decidido despedir a los trabajadores de su empresa, porque no hay pedidos y porque se siente desprotegido por el Gobierno y desamparado por los bancos y cajas de ahorros.

Ayer pudo comprobar en el banco de siempre que ni a la banca ni al Gobierno le importan los trabajadores lo más mínimo. Se ha cansado de esperar y de trabajar para todos. A partir del uno de febrero va a ganar menos, porque producirá menos, pero va a ser un poco más feliz y va a tener menos preocupaciones.

¿Y por qué va a tener que cargar Germán con los trabajadores? Que cargue el Gobierno de Zapatero, que para eso nos ha llevado a este callejón de difícil salida. Total…¡veintidós parados más no es nada!. Pues… eso… ¡todo el mundo a la calle hasta que lleguen tiempos mejores! Es la política que están siguiendo las pequeñas y medianas empresas en todo el país. Lo dicho: a observar y a esperar. Ha escampado siempre que ha llovido.

Noticias relacionadas

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás

Complot de iluminados para asesinar al Kingfish

Inquietantes datos detrás de asesinatos políticos fundamentan teorías conspirativas que por mucho tiempo se consideraban producto de una paranoia delirante

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris