Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Justicia, pero con caridad

Carmen Ramírez (Vélez-Málaga)
Redacción
lunes, 26 de enero de 2009, 06:51 h (CET)
Se nos ha borrado el sentido de la justicia y la caridad, porque ya casi nadie lo utiliza, lo mismo que la educación, y al paso que vamos, parece que ni siquiera el esfuerzo personal sea la llave que lleve a crecer y hacerse persona.

Cuando se hace justicia a secas, no os extrañéis que la gente se quede herida: pide mucho más la dignidad del hombre. La caridad, ha de ir dentro y al lado por que lo dulcifica todo. Algunos se conforman con acercarse a los umbrales, prescindiendo de la justicia, y se limitan a un poco de beneficencia, que califican de caridad, sin percatarse de que aquello supone una parte pequeña de lo que están obligados a hacer.

La caridad, que es como un generoso desorbitarse de la justicia, exige primero el cumplimiento del deber, que empieza por lo justo, se continúa por lo equitativo. Pero para amar se requiere mucha finura, mucha delicadeza, mucho respeto.

Sin embargo, quién practica la caridad y la completa con la justicia, nos mueve a conducirnos de manera desigual, con los desiguales, adaptándonos a sus circunstancias concretas, con el fin de comunicar la alegría al que está triste, ciencia al que carece de formación, afecto al que se siente solo (…) La justicia establece que se dé a cada uno lo suyo, que no es igual, que dar a todos lo mismo. Como hacemos las madres, olvidarnos de nosotras mismas y acudir a los hijos más necesitados.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris