Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Sondeo telefónico y preguntas televisivas

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 25 de enero de 2009, 06:12 h (CET)
Supongo que soy una de los dos o tres mil encuestados aleatorios que recientemente no ha sabido negarse a contestar telefónicamente a unos minutos de preguntas por parte de la empresa de estudios de opinión Metroscopia.

Supongo que a veces y, pese a tanta oferta y propaganda como existe, para que por medio del teléfono seamos más comunicativos y felices, no podemos evitar que la mayoría de las llamadas sean de desconocidos, los que quieren comunicar con nosotros por aquello de la venta por teleoperador. Supongo que nos hartamos de que nos llamen con esos números privados que no podemos averiguar y a los que evitamos contestar de mala gana y forma, porque estamos en plena crisis, y porque sabemos que nuestra negativa se la damos a un pobre trabajador, mejor dicho trabajadora en su mayoría que, pesadita ella, insiste en llamar día tras día.

Pero esta vez la señorita del otro lado no vendía nada, o sí, que opinando y dejando opinar eso nunca se sabe quién compra y quién vende y qué productos de mercado.

Los “pocos minutos” de Metroscopia se prolongaron hasta hacerse algo infinitos, más que nada por mi falta de tiempo, pero una vez empezada la encuesta había que terminarla, tanto por mí como por cortesía y respeto hacia mi interlocutora. Y los temas de su preocupación social, me refiero a los de la empresa que no siempre los de ella ni los míos, se sucedieron raudos a través de la voz clara y femenina que no dudaba en detenerse algo más para aclarar dudas y conceptos varios.

Temas como las matanzas de Israel sobre Gaza fueron el principio, señalando o no a los medios de comunicación y a la prensa escrita como un poco responsables de que veamos con más o menos simpatía a los israelíes o en su caso a los judíos. Muy difícil contestar a preguntas sobre Hamas, pues en definitiva sabemos de Hamas y de la Franja o Israel lo que realmente quieren que sepamos. Después se sucedieron baterías de temas tan candentes y actuales, como aquellos a los que los mismos medios de comunicación hacen que sean candentes y actuales: la crisis, la solución a la crisis, la economía en España, los parados, los ministros válidos y no válidos, y por supuesto Obama; sin olvidar, pues eso parecía ser lo más importante que el próximo lunes hay un acontecimiento importantísimo, a veces tan importante como para juguetear con anécdotas como el simpático precio de un café. Anécdota que quizás cambiarán por el de la barra del pan o del tabaco. Era eso, un programa de televisión como el de la noche del próximo lunes donde cien españoles preguntarán al presidente de la nación sobre los mismos temas que Metroscopia pregunta en el ámbito privado.

Tras muchas cuestiones realizadas, que no podría enumerar, la encuesta ha terminado, con las notas aprobadas o no para el equipo de gobierno. Pero también habrá notas de evaluación para la oposición. El cierre lo tendrá las últimas preguntas, sobre lo que se votó en las últimas elecciones y lo que se votaría ahora. Pero la cosa no queda así. Hay que ver el programa, pues el lunes por la noche la femenina voz de Metroscopia “amenaza con volver” a preguntar de forma más ligera, para cotejar opiniones y resultados y alguna que otra graciosa anécdota de José Luis Rodríguez Zapatero ante su pueblo.

Todo un experimento social y mediático que, a juzgar por el interés de la señorita en que quedáramos de nuevo telefónicamente para el lunes y que por supuesto no me perdiera el programa, nos hace pensar del gran montaje que entre todos nos han montado.

Quizá, con el sistema que entre todos hemos creado, alguien debe pensar que somos tontos y que nos pueden manejar y mover a su antojo con estos programas y estudios claramente políticos y electorales. Por ejemplo, una pregunta de la más interesante al final de la encuesta fue a través de qué medios de comunicación nos informamos, ese era el quid de la cuestión y contesté que utilizaba un poco de cada, para saber discernir y poder valorar mejor lo que unos y otros te meten a golpe de cuchara.

Noticias relacionadas

Una guerra que nos ocultaron por ochenta y seis años

Hace ocho décadas estallaba una de las primeras guerras encendidas por la chispa del petróleo, que en las siguientes décadas encendería llamas de avaricia imperialista sin precedentes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLII)

Lo que siguió a esto fue una querella criminal contra estos sacerdotes del Opus Dei

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris