Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Obama: un discurso moderadamente esperanzador

Mario López
Mario López
domingo, 25 de enero de 2009, 06:12 h (CET)
La plática previa, pronunciada por un predicador evangelista de su máxima confianza y significado detractor de los matrimonios homosexuales y del aborto, nos anticipó el fondo ético subyacente al mensaje del flamante nuevo presidente de los Estados Unidos de América.

En su primer discurso presidencial y apelando a los viejos valores que, a decir de sus paisanos, adornaron a los padres fundadores de la patria e hicieron posible el nacimiento de esa gran nación, Barak Obama hizo responsable al pueblo americano de la crisis –a la que definió como fracaso colectivo- para, a renglón seguido, requerir del mismo pueblo todo el sacrificio que vaya a ser necesario para salir de ella. Evitó hacer cualquier crítica a su predecesor, al cual le agradeció el esfuerzo realizado en beneficio del país. Acabada la ceremonia de investidura, Barak Obama cursó su primera orden como presidente: el cierre inmediato de la prisión de Guantánamo. En esto último ha procedido de la misma manera que José Luís Rodríguez Zapatero cuando se estrenó como presidente de nuestro país, al ordenar la retirada de las tropas españolas destacadas en Irak. Parece como si se hubieran puesto de acuerdo. Es un indicio halagüeño de la política internacional que está por venir. Pero, sólo un indicio. Queda por saberse –pues no se explicó- cómo se sustanciarán las políticas que se esperan de la nueva administración orientadas al abaratamiento de la asistencia sanitaria –que en ningún caso será gratuita, como en la mayoría de los países civilizados-, las ayudas a los desempleados, la dependencia energética, la protección del medio ambiente, la lucha contra el hambre, la búsqueda de soluciones a conflictos que no pasen por el uso de las armas. Son muchos y muy importantes los problemas con los que nos enfrentamos todos. Pero es Estados Unidos el país que tiene la sartén por el mango y, por consiguiente, sus políticas las que van a afectar de una manera determinante al conjunto de la población mundial. Del primer discurso de Obama se puede extraer que el mercado va a estar más controlado pero, también, que los trabajadores tendremos que comernos más sapos de los que hasta ahora nos hemos venido comiendo, que ya es decir. El cierre de Guantánamo es un primer paso en la buena dirección hacia el punto final de la política imperialista estadounidense. Existen motivos para la esperanza, pero no es recomendable caer en el entusiasmo.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris