Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Nuestros hijos vuelven a casa

Antonio Costa (Burgos)
Redacción
sábado, 24 de enero de 2009, 12:01 h (CET)
Desde mi condición de jubilado, quisiera apuntar unas reflexiones sobre una situación, que quizá sin ser generalizada, sí que afecta a aquellos abuelos y abuelas, que habiendo sobrevivido a unas condiciones de vida precarias y difíciles, pudieron sacar adelante a la familia, a base de penurias y sacrificios, donde las palabras calidad de vida u ocio, no pertenecían a nuestro vocabulario.

No soy un padre desnaturalizado, pero cuando creía que junto a mi mujer , podríamos empezar a disfrutar de un merecido tiempo libre, nos llega un hijo recién separado y se nos incorpora, anunciando, eso sí, que cada uno haría su vida con libertad. De repente, su madre, que no se quejará nunca, pasa a multiplicar sus funciones, incluida la de canguro de fin de semana y vacaciones, de unas nietas, que por otra parte queremos con todo el corazón.

Nunca censuraremos sus extraños horarios nocturnos, sus idas y venidas a horas intempestivas, los sobresaltos cuando oímos la puerta abrirse a no se sabe qué horas de la madrugada… ¿Por qué no tendríamos que sentirnos felices por haber recuperado un hijo tan felizmente instalado en nuestra casa? ¿No será que su calidad de vida es en el fondo una buena dosis de egoísmo? ¿Tendré que sentirme un mal padre por pensar así?

Sé que unos cuantos padres y madres que conozco están pasando por situaciones parecidas. Muy pocos llegan a quejarse abiertamente, pero sí que sienten un punto de injusticia en su situación presente.

Que esta carta sirva para expresar mi comprensión y simpatía a todos los que comparten sentimientos e inquietudes.

Noticias relacionadas

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue

Os equivocáis

Me había prometido a mí mismo no nombrar al partido político que parece ser que lo está petando

Obligaciones colectivas

Universalizar la educación tiene que ser la mayor de las prioridades

Investigadores

No, los investigadores a los que me refiero, no se dedican a buscar las miserias de los demás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris