Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Sociedad   ACTUALIDAD   -   Sección:   Opinión

Vender el alma al diablo

Tú puedes hacer que cambie tu situación solo es necesario que me des tu voto,
Francisco Rodríguez
martes, 16 de febrero de 2016, 00:09 h (CET)
Aunque mucha gente no crea en el alma ni en el diablo, estoy seguro de que en más de una ocasión están dispuestos a tal negocio, por ejemplo, cuando se pasa hambre, no se tiene trabajo, no se ve salida a una situación insoportable que se prolonga en el tiempo. A sus oídos llegarán unas palabras sibilinas e insidiosas: tú puedes hacer que cambie tu situación solo es necesario que me des tu voto, nosotros lo cambiaremos todo, les quitaremos sus riquezas a los ricos y las repartiremos ¿de acuerdo?.

Es una tentación diabólica en la que muchos caen. Sí, habrá que hacer la revolución. Luego saldrá o no saldrá, se puede llegar a los “éxitos” chavistas o a la situación griega con más facilidad que al mítico desarrollo nórdico, pero has vendido libremente tu voto y tu libertad, olvidando que no solo de pan vive el hombre.

Otra transacción se ofrece a los instruidos, a los que viven seguros de su propio juicio, de su suficiencia. ¡Tú puedes todo lo que te propongas! te sugiere ese libro de autoayuda; la única verdad es la ciencia, la técnica, los avances imparables de la investigación; todo el pasado es oscuro y remoto: olvídalo, lánzate a la vida, al placer, al disfrute de cuanto se te ofrezca. Lo puedes todo, incluso cambiar de sexo si no te gusta el que tienes, no te comprometas con nadie, no aceptes cargas ni obligaciones, puedes hasta morirte cuando quieras, eres producto de la evolución y cuando desaparezcas volverás a la nada.

Qué tentación ¿verdad? Adorarte a ti mismo sin limitaciones, sin deberes ni condicionamientos. Salta, tírate de cabeza, no te pasará nada, resuena en tus oídos.

Hay otra invitación insidiosa: el ansia de poder. Este mundo lo manejan los poderosos desde sus selectos clubs, sus instituciones financieras, sus elegantes logias, sus lobbies omnipresentes en los organismos internacionales, en laboratorios y fundaciones, empeñados en un nuevo orden mundial y… en los múltiples y variados partidos políticos. Ser rico e influyente, tener en la mano el timón de gigantescas organizaciones. Aquí no es fácil entrar pero es seguro de que muchos estarían dispuestos a vender su alma al diablo por un puesto importante. Escucha: todo esto puede ser tuyo si nos adoras, si te sometes a nuestras directrices. Habrá que tragarse más de un sapo para subir, para trepar, pero el poder lleva anejo el dinero que puede llegar a tus bolsillos, a tus cuentas, si colaboras.

Seguro que a los cristianos que oyeron el evangelio del domingo pasado les suenan estas tentaciones, las mismas que padeció Jesús después de pasar cuarenta días en el desierto. ¿Por qué se dejaría tentar por el diablo? Pienso que despojado de su rango de Dios y actuando como un hombre cualquiera se sometió a estas tentaciones, para enseñarnos lo que tendríamos que hacer: resistir al diablo rechazando sus propuestas, sus tentaciones, recordando que no solo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de su boca, pues solo a Dios hay que adorar y rendirle culto.

Si Dios desaparece de nuestro horizonte vital habremos vendido nuestras almas al diablo y estamos perdidos.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor

¿Existe una contabilidad divina y exacta?

Como ninguna energía se pierde, después de la muerte del cuerpo físico la energía tiene que integrarse en alguna parte

Crueldad o justicia

¿Se acepta una justicia injusta?

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris