Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Política   Corrupción   -   Sección:   Opinión

Pues yo sí estoy preocupado

No sé si son numerosos los idiotas que se creen que por estos lares no se está pactando
José García Pérez
martes, 16 de febrero de 2016, 00:03 h (CET)
Sé que mi vida comienza a ser corta y, por lo tanto, no debería preocuparme en demasía; pero soy, más o menos, como aquellas palabras que se pueden leer en el Mahabharata: “Más fácil es que el sol enfríe y la luna caliente que el mortal natural de los humanos sea cambiado”.

Debe ser por eso que me dé exactamente igual que Esperanza Aguirre haya dimitido de la Presidencia del PP de Madrid y que, sin embargo, siga siendo concejal del Ayuntamiento madrileño o que Mariano Rajoy se vaya a su casa o siga de Presidente en funciones; sin embargo no por mí que ya huelo lo ignoto, sino por mi nietas me preocupa lo que pueda quedar de España si Pedro Sánchez se hace con la Presidencia del Gobierno con el apoyo de Podemos, IU y, esencialmente, con el voto afirmativo del Partido Nacionalista Vasco.

No sé si son numerosos los idiotas que se creen que por estos lares no se está pactando, a cambio de entregas intolerables e inconstitucionales, el incierto futuro de esta nación llamada España; pactando, vamos, de todas todas y con nocturnidad y alevosía.

Los deseos de poder -ojo con él que ya decía el viejo profesor Tierno Galván que “el poder es un como un explosivo y que había que tener cuidado con él porque puede explotar en cualquier momento”- de los negociadores puede convertirse en un atropello a la igualdad utópica, al menos es utópica, que descansa en el famoso “candado del 78” y que -obviando ya por sabido y manoseado, que tenemos un grave problema con el manoseado independentismo catalán- ayer o antier, el PNV -que es objeto de cambalache para que Pedro Sánchez asiente sus reales en el Palacete de la Moncloa- mostró sus cartas que, aparte de decir que quieren también el ya famoso y difuso “derecho a decidir”, anunció a lo claro y sin ambigüedades que su deseo es romper la hucha, o sea, la “caja única” de la Seguridad Social de forma y manera que ellos y ellas, los vascos y las vascas, junto con los navarros, tengan su propias pensiones y a los demás que les den.

Esto es lo grave, pactar poniendo de denominador común la desigualdad, los pobres y los ricos, los pueblos y las naciones, a saber, Cataluña, Euskadi y Galicia y el “restillo” al que pertenezco, y así, sin darnos cuenta, comenzamos a volver la vista atrás como la mujer de Lot, a la espera que el pueblo, llano y sumiso, que según la Constitución es soberano, salga de la humareda de opio en que está inmerso.

Es lógico que mañana hablemos de la propuesta de gobierno de “coleta morada”.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

No todo se solventa con la prisión

Hay penas que sólo pueden penarse en familia

Renovarse o morir

Desde la militancia apelamos a la honestidad personal e intelectual del futuro líder, su competencia política y su lealtad a una España sin fisuras ni frivolidades nacionalistas

Amenazas para España: separatismo, feminismo combativo y Justica populachera

“Resulta que no sirve de nada que se cierren las heridas si se cierran con la mierda dentro” Nerea Delgado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIX)

El deseo de dar de comer todos los días a los de la propia familia consigue lo que no hace la convicción

Ser estoico

El libro de Massimo Pigliucci titulado Cómo ser un estoico nos hace reflexionar sobre la conducta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris