Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Déjame que te diga

Antonio Pérez (Madrid)
Redacción
viernes, 23 de enero de 2009, 07:22 h (CET)
Esta mañana me he despertado violentamente con el sonido del despertador. A continuación, me he afeitado con prisa, hasta que la cuchilla ha tropezado en los límites de la canosa barba, con los ojos repletos de legañas y mientras decido en un acto heroico sumarme a los zombis matutinos que inundan el asfalto, en un peregrinaje lento y cansino que me dirige al trabajo.

Sin apenas cruzar una palabra, me he sumido en una tarea sorda, que, dicho sea de paso prefiero, ante la alternativa de conversaciones insulsas, “corre ve y diles”, o crítica de quienes nos rodean, para, a continuación, dejar evidencia de nuestra valía personal a la espera de ser tenida en cuenta para el ascenso que siempre merecemos y que adornamos con misivas del tipo de “cuánto trabajo tengo” o “que hubiese ocurrido si yo no…”.

¡Las cosas van mal!, no podemos negarlo y, tan solo cabe confiar en quienes deciden acierten con las soluciones para la preservación de nuestros puestos de trabajo. Ahora, más que nunca deben justificar sus galones…, que no ocupan sus cargos porque no hicieron sombra a sus electores y que sus habilidades y capacidades demuestran sobradamente su posición de privilegio.

Mi ostracismo se ha visto interrumpido por una llamada telefónica del director del banco acerca de la renovación de mi cuota hipotecaria, concluyendo que, de nada sirve adelantar la publicación de los Tipos Euribor en el BOE, cuando se me aplica el de tres meses atrás por una interesada interpretación de la letra de las escrituras.

Una vez acabada mi jornada laboral, he estado echando un vistazo a la prensa diaria, sobre todo a las novedades respecto de mis tres grandes amores, de rabiosa actualidad. Tengo que reconocer que Soraya me atrae sobremanera, aunque sigo prefiriendo la caída de ojos de Esperanza, pero, sobre todo, demuestro una evidente y frágil debilidad ante el desparpajo de Magdalena, especialmente cuando alude a su acento andaluz y a su meditado esfuerzo por suavizarlo para no ser motivo de escarnio, ocultando - según ella misma confiesa - una realidad incuestionable: que piensa más rápido de lo que comunica (y a mí que esto me suena…)

Esta tarde, en el “Pub”, me he beneficiado de la generosidad de unos padres que, para no amuermar a los habituales del lugar ni alargar innecesariamente la comunicación íntima o la conversación sosegada, han compartido con todos nosotros las correrías de sus retoños, su constante trajín, risas sincopadas y llantos, mientras nos dirigían atentas miradas de satisfacción esperando la respuesta cómplice de los presentes (por cierto, el parque se encuentra precisamente al lado)

Tengo que decirte que hoy también he vuelto a caminar por la calle Ferraz y… ¿qué me dices de la falta de medidas auténticamente eficaces, ante las demandas semanales de mis amigos de Fórum y Afinsa frente a las puertas de la sede del PSOE?, ¿quieres creer que, después de tanto tiempo, aún hay quién piensa que el asunto se reduce a la ambición de unos listillos que buscaban duros a cuatro pesetas?

Mencionando nuevamente la generosidad, recuerdo la de un pariente cercano y a la que se puso freno de inmediato –concretamente, freno apático -, cuando apareciendo en casa como un fantasma y tras decir escuetamente: “voy a haceros ricos” - probablemente bajo la influencia de un insigne malagueño ya fallecido -, comenzó a rubricar todas y cada una de las estampas y fotografías que encontró.

- ¡Lobo, deja de rascarte de una vez y préstame un poco de atención, caramba!

Noticias relacionadas

Cataluña del futuro

Mientras Cataluña vive la campaña del 21-D, el heredero de Fortuny, el ex-president Puigdemont sigue como un exiliado en Bélgica

Perpetuar nuestro cáncer

La autarquía, la corrupción, la des-justicia, los privilegios

El 9 de diciembre de 2017

El Dia Internacional contra la Corrupción y para la Conmemoración y Dignificación de las Víctimas de Crimen de Genocidio y para la prevención del mismo no estaban en la actualidad española de este domingo

Sin acatamiento de las leyes no hay Estado de derecho

“Seamos esclavos de la Ley para que podamos ser libres” Cicerón

Puigdemont y los encantadores

Puigdemont ya no contempla sublimadoramente un horizonte de independencia pero sigue aduciendo turbias estratagemas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris