Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Shalom

Jordi S. Berenguer (Barcelona)
Redacción
viernes, 23 de enero de 2009, 07:22 h (CET)
El domingo hubo en Madrid una manifestación a favor de la paz. Gente corriente. No se trataba de lucir el tipo ni de aprovechar la ocasión para promocionarse en alguna de las actividades a lo que suelen recurrir los pancarteros habituales, sino de manifestarse con profusión de carteles por la paz y en contra la guerra entre Palestina e Israel, y solidarizarse con todas las víctimas del conflicto que ha costado ya tantas vidas, para las que se guardó un minuto de silencio.

No se pidió la destrucción de ningún estado, ni la aniquilación de nadie, no hubo gritos de odio, ni aparecieron encapuchados esgrimiendo pistolas. Tampoco se quemaron banderas. Estuvo presente la española, eso sí, la de verdad. No lo estuvo la esvástica, que tan gozosamente había sido exhibida en otra ocasión. El acto terminó sin que los asistentes lo remataran a pedradas. O sea que las manifestaciones también pueden ser cosa de gente civilizada. Shalom (que quiere decir: paz para todos). Pues eso.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris