Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Nos hundimos en el pozo de la ignominia

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 23 de enero de 2009, 07:22 h (CET)
Se vislumbraba, se intuía y se temía, conociendo el paño de lo que se traen entre manos el señor ZP y todo su equipo de ministros. Es evidente que algo debían prever los del PSOE, algo tenían pensado, cuando hace unos meses remolonearon con la idea, apoyada por la mayoría de grupos parlamentarios, de ilegalizar y sacar de los ayuntamientos vascos y navarros a los ediles pertenecientes a la formación proetarra ANV. Para el señor ministro de Justicia no estaba claro que se pudiera hacer algo en este sentido y no nos debe de extrañar porque, para este señor, todo lo que sea emprender actuaciones contra aquellos que delinquen, especialmente si se trata de amigos de la ETA, parece que le causa repeluzno. Hay que ver lo remilgado que se nos pone, lo celoso que se muestra con los derechos de estos sujetos que, por otra parte, no hacen más que dar muestras inequívocas de cual es su postura, cuales sus intenciones y propósitos. Si todos, en España, sabemos que la mayor parte del dinero que el Estado les paga a los miembros de ANV como concejales o alcaldes de los ayuntamientos en los que participan, está destinado a subvencionar a los etarras para que estos puedan continuar con su labor de exterminar a españoles, chantajearlos y amedrentarlos para que se cree, en toda la comunidad, un ambiente de tensión, terror e inseguridad que facilite el que, con la inestimable ayuda del PNV y EA, vayan consiguiendo establecer un clima propicio al autogobierno de la imaginaria “nación vasca” tal y como la soñó el iluminado de Sabino Arana.

El hecho de que el señor Rodríguez Zapatero no haya dejado nunca de pensar en conseguir un acuerdo político con la banda terrorista, es algo de lo que, la mayoría de españoles, al menos de aquellos que nos consideramos como tales y no comulgamos con las ruedas de molino que pretenden que nos traguemos desde el PSOE, nunca hemos podido aceptar. Ha sido evidente que, desde que ZP se hizo con el poder, sus continuos esfuerzos para lograr contactar con los etarras, su protección al señor Otegui, su principal interlocutor; sus rocambolescas y estrambóticas artimañas para que los ciudadanos no nos enterásemos de sus reuniones subrepticias con los etarras; sus reiteradas negativas de aquello que era evidente y sus esfuerzos para, después de cada atentado de ETA, evitar hablar de ruptura definitiva, de asesinatos odiosos ( recuerden lo de los famosos “ accidentes” mortales) o de aplicarles a todos compinches medidas radicales para cortarles de raíz cualquier tipo de ayudas económicas; legislando, si hubiera sido preciso, para asegurarse de que los terroristas no iban a disfrutar de ninguna posibilidad de sacar beneficio de sus actos delictivos.

Ahora, gracias a la pasividad de Zapatero y su Gobierno, una vez más, los terroristas van a salir beneficiados, a costa del Erario público (el que ayudamos a engrosar todos los españoles con nuestros impuestos), van a recibir una nueva inyección económica para continuar con sus prácticas criminales. Tres millones de euros van a recibir los ayuntamientos de ANV como anticipo de los que aún les quedan pendientes de recibir. El Tribunal Supremo los declaró miembros de una banda de apoyo a ETA, los informes de los más prestigiosos juristas abundaban en que se les cortasen a los ediles de dicha formación los pagos del Estado y se les expulsara definitivamente de sus cargos. ZP no lo ha querido y ha mantenido a los que apoyan a los criminales en sus puestos y recibiendo, por si fuera poco, ayudas para los desempleados. ¿Qué desempleados, nos preguntamos? ¡Cuáles van a ser, los miembros de ETA que matar si matan pero, lo que es trabajar, no es algo a lo que sean muy aficionados! Con tres millones de euros se pueden comprar muchas pistolas, se pueden fabricar muchas bombas y se pueden comprar muchas conciencias para conseguir información de aquellas personas contra las que piensan atentar. Y eso gracias al señor Zapatero que, de cara a su público, se muestra muy enérgico prometiendo detenciones, escarmientos y condenas, pero que, a la postre, lo que tiene en mente es llegar a acuerdos con la banda para que se hagan dueños del País Vasco y Navarra; se les condonen las penas con un indulto general y se les coloque a todos en puestos de la administración para que tengan asegurada la vida y el retiro y… ¡pelillos a la mar! Con todo su historial criminal y sus masacres de personas inocentes van a acabar saliendo de rositas..

Para mayor INRI, vean ustedes la gran sinrazón que se está produciendo en estos momentos. Fuimos los primeros que denunciamos el terrorismo en Bruselas; los que insistimos en que ETA fuera incluida entre los grupos terroristas que debían ser perseguidos en toda la comunidad de naciones europeas; los que suscribimos los acuerdos para evitar que ninguna de las organizaciones criminales, incluidas en las listas del terrorismo, pudiera recibir ninguna ayuda económica de las naciones europeas y los más interesados en que la lacra del terrorismo internacional fuera erradicada y perseguida de modo que no tuviera asilo en parte alguna. Sin embargo, y para asombro de todos los que creemos en el Estado de Derecho, en la unidad de España, en la vigencia de las leyes y en su cumplimiento; hemos tenido que sufrir la vergüenza, nos hemos que tenido que ruborizar y ocultar el rostro tras el biombo de la ignominia porque, señores, la propia UE, aquella a la que acudimos quejosos para que ninguna nación apoyara a ETA, pues vean que hemos sido denunciados por ella ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, precisamente por “no haber adoptado las disposiciones legales reglamentarias y administrativas para ajustarse a la directiva 2005/60CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 26 de octubre del 2005, relativa a la prevención de la utilización del sistema financiero para el blanqueo de capitales y para la financiación del terrorismo”

La masacre del 11M, la que tanto favoreció al PSOE para asaltar el gobierno de la nación, fue una de las causas por las que se aceleraron los trámites para su aprobación. ¡Curioso, no! Ahora, después de una legislatura y media de gobierno de ZP, él mismo, apoyado por su camarilla de ministros, por un atajo de incompetentes como hace muchos años no se conocían en España, han dado pábulo para que se nos haya tenido que tirar de las orejas desde Bruselas y se nos haya empapelado por no haber sabido o no haber querido cumplir con aquellas disposiciones que firmamos con tanto entusiasmo. Y es cierto, señores, que ya no se puede llegar más bajo en cuanto a degradación moral, a arribismo político y a la caza de los votos empleando cualquier subterfugio, engaño, maldad o vileza; porque, señores, hemos entrado en el “todo vale”, “todo está permitido” con tal de no abandonar la poltrona del poder aunque, para ello, se deba permitir que España se fracture, se endeude hasta la quiebra y se acabe por entregarla en manos de una banda de facinerosos para que acaben de darle la puntilla. Hemos llegado al colmo de la ignominia.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris