Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Dueños de vidas y haciendas

Pascual Mogica
Pascual Mogica
viernes, 23 de enero de 2009, 07:22 h (CET)
El 13 de noviembre de 2008 el Tribunal Supremo de Italia ratificó la sentencia de la Audiencia Provincial de Milán que había autorizado la desconexión de la sonda que alimentaba y nutría artificialmente a Eluana Englano de 37 años de edad y que está en coma irreversible como consecuencia de un accidente de tráfico que sufrió en 1992.

Un centro sanitario italiano, la Clínica Udine, estaba dispuesto a cumplir la sentencia pero ha tenido que aplazar su decisión ante la presión del Gobierno italiano quien por medio de su ministro de Sanidad, Mauricio Sacconi, ha amenazado que si se lleva a cabo la ejecución de la sentencia, ello tendría “consecuencias inimaginables”.

Resulta paradójico que políticos que no muestran el menor escrúpulo a la hora de ordenar que hay que iniciar una guerra donde mueren miles y miles de personas inocentes y llenas de vida o que firman sentencias de muerte sin temblarles la mano, se manifiesten en casos como este empleando un cinismo desmesurado y erigiéndose en defensores de la vida haciendo gala de una desvergüenza sin límites y demostrando que su defensa de la vida consiste en prolongar los sufrimientos de las personas.

Es lamentable que encontrándonos en el siglo XXI y cuando todos creemos que ya se han superado y eliminado muchas prerrogativas que no hacían más que dañar a los ciudadanos en beneficio de unos pocos, nos encontremos con la triste realidad de que aún existen “dueños de vidas y haciendas” que gozan de la facultad de determinar quien debe vivir y quien no y cuando una persona en concreto puede, si es su deseo, morir o no. Pero lo más lamentable de todo esto es que a esos “dueños de vidas y haciendas” los elegimos los ciudadanos para que gestionen bien nuestros intereses y no para que hagan y deshagan a su antojo sin respetar a aquellos que les dieron el poder para que hicieran un buen uso de él y que nunca ese poder pudiera ir contra los que se lo otorgaron.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIX)

Mala cosa es enseñar los galones solamente; o peor, vivir de las rentas

El Gobierno impasible ante las amenazas a España

Sánchez resucita a Franco y Calvo minimiza la amenaza de Torra

Aquelarre monárquico en Barcelona

Hooligans sin respeto por las víctimas

Dios es grande

Sin la presencia del Padre de nuestro Señor Jesucristo las mujeres violadas difícilmente superarán el trauma de la fechoría cometida contra ellas

El mundo se acrecienta de víctimas

Solidaricémonos al menos con su poética mirada
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris