Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   ¿Es sólo un deporte?   -   Sección:  

Oveja negra

Miguel Cañigral
Miguel Cañigral
@mcanigral
jueves, 22 de enero de 2009, 07:23 h (CET)
Los árbitros están considerados como las ovejas negras de cualquier deporte. Son los jueces, los encargados de hacer cumplir las normas . Y, por tanto, se les debe obediencia y respeto. Sin embargo, desde hace ya muchas temporadas los colegiados han ido moldeando, con el permiso del Comité, las normas del fútbol hasta hacerlas suyas para tomar las decisiones oportunas cuando ellos lo consideren también oportuno. Es decir, los árbitros deciden sin objetividad. De ahí la falta de criterio entre unos y otros o en un mismo colegiado, entre un equipo y otro equipo.

Los árbitros están sometidos a un presión extrema en el fútbol español. No sólo en la Primera División sino también en categorías juveniles. Quizás por ese “ataque indiscriminado” hacia los colegiados, en España no se actúa contra los errores arbitrales. Se trata de una profesión protegida por la Federación y sin control, excepto por la clasificación por coeficiente que realizada el Comité de árbitros.

Al azar elegimos un colegiado. Por ejemplo, el quinto clasificado de la temporada pasada: Pérez Burrull. Me suena. Creo que hace poco hubo polémica en un partido suyo, pero como sus errores no perjudicaron al Real Madrid o al Barcelona, no consigo recordar en qué falló. A ver si encuentro algo en la red. Buscar: “Pérez Burrull Atraco”

Sólo han pasado tres días. ¡Y ya está olvidado! Total, quién se va a quejar. Es un equipo pequeño y además se ha favorecido al Real Madrid, todos contentos entonces. Al árbitro que se ha equivocado no le dejamos arbitrar su próximo partido y ya está. Me gustaría saber que le hubiesen hecho a un jugador al que se le escapa la pierna y, por los nervios, le dice al colegiado “si pitas, al menos hazlo bien”. Los dos partidos de sanción no se los quita nadie. Y además no creo que a algún equipo le vaya a suponer una ventaja que Pérez Burrull no arbitre. Y para él tampoco será un trastorno.

Qué suerte ha tenido por no haberle atracado a un grande. Sino ahora tendría a los grandes medios madrileños hablando del tema toda la semana. Pero como era Osasuna, se contentan con aceptar el atraco y a otra cosa mariposa. Personalmente, me da vergüenza ver como intentan hacer como si nada hubiese ocurrido. ¿Va a pedir perdón cómo tienen que hacer los jugadores para que les reduzcan la sanción? ¡Ay no! Que él no tiene sanción, entonces no tiene que pedir perdón a nadie, ni siquiera a Juanfran, del que se rió en su cara. Alguien tendría que decirle a Pérez Burrull que para arbitrar, primero hay que aprender a hacerlo y que la chulería se la deje en casa.

No entiendo porqué los jugadores apenas pueden dirigirse a los árbitros y, sin embargo, ellos pueden hacer lo que se les antoje. Los árbitros tienen esa característica. Han de ser chulos para mostrar quién manda sobre el terreno de juego. Pero así seguirán, sin control, sin pedir perdón y manipulando la Liga.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris