Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Lo inmutable y definitivo

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
jueves, 22 de enero de 2009, 08:04 h (CET)
En el cristianismo hay cosas que no se pueden tocar ni cambiar por muchos cambios que se den en el mundo y sociedad en que vivimos. Todo aquello que proviene de la directa revelación divina, es inmutable y definitivo. Absolutamente nadie, ni de fuera ni de dentro de la Iglesia, ( ni papas ni concilios ) podrán jamás cambiar estas verdades o dogmas revelados por Dios en la Biblia, por ejemplo: la Sma Trinidad, Encarnación, Presencia real de Xto en la Eucaristía, existencia del infierno, Resurrección de Cristo, etcétera. Dígase otro tanto, en el aspecto moral, del contenido del Decálogo( verbi gratia respeto a Dios, a padres, a la vida, a la fama, a decir la verdad, a los bienes ajenos etc).

La misión esencial de la Iglesia es guardar íntegra y fielmente, el Depósito de la fe-dogma y moral - y enseñar a todos y en todas partes, lo que el mismo Dios ha revelado para nuestra salvación. La Iglesia no impone, sino propone lo establecido por Dios, con el fin de que el hombre se adhiera por la fe y su vida, al mismo Dios. Siempre el hombre queda libre de aceptar o rechazar lo que propone la Iglesia, en nombre de Dios, pero sólo él es responsable de su vida y de su fe. Se nos exige coherencia entre ambas.

Siguiendo la enseñanza autorizada de S.Pablo, de los apóstoles y de todos los papas, la Iglesia ha enseñado que la fornicación o el mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio, es pecado mortal y que todo cristiano auténtico debe abstenerse de ella, ya que su cuerpo es templo del E.Santo. No valen aquí justificaciones ajenas a la propia conciencia porque hoy se dé en los medios y en el mundo el laxismo o el hedonismo más permisivo. El cristiano de verdad, ya sabe a qué atenerse esté soltero, casado, viudo o separado. Guardar castidad con la ayuda de Dios y evitar las ocasiones próximas de pecar. Es el único camino inmutable para la paz del corazón.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXIX)

El Opus Dei no es santo porque lo sea un miembro concreto. Ni viceversa

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris