Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El Industrial del Terror y los Torturadores del Obispo

Luís Agüero Wagner
Redacción
miércoles, 21 de enero de 2009, 09:26 h (CET)
Aplicando la misma estrategia de la policía política del dictador Stroessner, el gobierno del obispo Fernando Lugo, que ha desatado una guerra contra los campesinos paraguayos, niega que los campesinos sean torturados en San Pedro, o los acusa de ser delincuentes comunes. Las imágenes, cuyo valor supera a las palabras, dicen lo contrario.

Es conocido que el Departamento de Investigaciones que dirigía el temible Pastor Coronel, negaba la existencia de torturas, acusaba a los presos políticos de ser delincuentes comunes o directamente afirmaba no conocerlos.

Cuando en Septiembre de 1976 los detenidos por el caso de la OPM que atiborraban el Departamento de Investigaciones fueron trasladados al campo de Concentración de Emboscada, Rodolfo y Benjamín Ramírez Villalba no salieron con vida de Investigaciones. Por alguna razón que no quedó registrada, una orden superior ordenó eliminarlos.

Posteriormente la policía afirmó que los detenidos jamás pasaron por el tenebroso organismo de la represión estronista.

Octavio Rubén González Acosta, detenido en noviembre de 1975, sufrió el mismo destino. En octubre de 1976 Pastor Coronel respondió a un requerimiento de Amnesty International asegurando que González Acosta "no resgistra antecedente en esta Dirección".

Las conspiraciones y guerrillas que sólo estaban en la imaginación del tenebroso jefe de la policía política estaban a la orden del día, para detener opositores al régimen, como hoy los opulentos sojeros brasiguaos acusan con el dedo en forma atrabiliaria a los dirigentes campesinos que les molestan, para que sean detenidos y torturados en San Pedro por los subordinados del ministro Rafael Filizzola.

Todo el aparato de propaganda de la dictadura: ABC color de Aldo Zucolillo, vinculado al Plan Cóndor y la secta Moon, o Radio Ñandutí, propiedad con la que se quedó el animador de los cumpleaños de Stroessner Humberto Rubín, se mantiene intacto para negar o desviar la atención con respecto a la salvaje represión que ha convertido San Pedro en un gran Abu Ghraib. Y es más, un periodista de ABC color vuela en un helicóptero militar supervisando las batidas militares-policiales que afectan a los líderes campesinos, con una lista de "rebeldes" proveída por sojeros y ganaderos en la mano.

Por una casualidad muy casual, se trata del vástago de un conocído policía de la etapa más sangrienta de la dictadura, Alcibiades Gonzalez Delvalle.

La Prensa oficialista del obispo Fernando Lugo, la misma que hizo de propagandista del dictador Stroessner, ha reemplazado en el "nuevo" Paraguay a la Policía Política.

El industrial del terror Aldo Zucolillo, el amo de la prensa escrita paraguaya, se constituye en el verdadero dueño del gobierno del clérigo-presidente Fernando Lugo.

Zucolillo, dueño del diario ABC color, es tan influyente que marca las pautas editoriales en los demás diarios: Ultima Hora y La Nación.

Aldo Zucolillo es un empresario que financió en su momento al centro de detenciones y torturas de la dictadura paraguaya, dirigido por Antonio Campos Alum con asesoramiento de la CIA y la embajada norteamericana de Asunción.

Zucolillo tenía además fuertes vínculos con el dictador Alfredo Stroessner, quien gobernó al Paraguay con respaldo de Washington entre 1954 y 1989. Las vinculaciones sobrepasaban lo ideológico, ya que su hermano Antonio (Tuco), era incluso consuegro de Stroessner y embajador en Londres, su hermano Julio César, se desempeñaba como delator al servicio de Pastor Coronel y su célebre cuñado, Conrado Pappalardo Zaldìvar, era el encargado de los actos ceremoniales del dictador, posición encumbrada desde la cual se involucró en actos terroristas del Operativo Condor como el asesinato de Orlando Letelier en Washington, en 1976.

Si alguien es censurado por Zucolillo, también termina censurado por Ultima Hora y La Nación, si algo se publica en ABC, los demás medios le hacen eco.

"Golpea, golpea, pero después transa" es su lema. Según un sindicalista citado por el periódico E`a, el ministro de Obras Públicas José Alberto Alderete le pagó un millón de dólares para que publique "informaciones positivas" acerca de su gestión.

"Zucolillo es un estronista, porque el estronista no es aquel que quiere a Stroessner, sino el que quiere su modelo" señala en una nota el senador Alfredo Luis Jaeggli. "ABC es como un paraguas que defiende los intereses de Zucolillo y de los sectores empresariales afines del pais" afirma el prestigioso sociólogo Tomas Palau.

"Es un cobarde" añade el consejero de Yacyreta Roberto Paredes a la caracterización del personaje. "Publica y publica en contra de uno, y no deja replicar. Si lo hace, tergiversa y ridiculiza al que previamente atacó".

Varios de los principales "asesores" del obispo, como Ausberto Rodríguez, son abyectos y obsecuentes lacayos de Zucolillo. Cuando dirigía el diario "el Pueblo", vocero del Partido Revolucionario Febrerista, Ausberto se negó a publicar denuncias en contra del dueño de ABC. Así, un periódico militante que hizo historia enfrentando al dictador Stroessner fue humillado por la cobardía de un obsecuente servidor de Aldo Zucolillo.

IMAGEN DE "EMPRESARIO HONESTO"
La imagen de Zucolillo va asociada a la de empresario exitoso y honesto, dicen en una nota Miguel Armoa y Aristides Ortiz.

La sucidad oculta bajo la alfombra nos muestra otra cara.

El periodista Idilio Méndez afirma en LOS HEREDEROS DE STROESSNER (censurado en los medios) que en 1989 Zucolillo fundó una sociedad con Juan Carlos Wasmosy para la creación de Telsat SA, empresa de transmisión televisiva por cable. Se sumaría a esta sociedad el hoy prófugo por homicidio Luis Raúl Menocchio (Gusano), quien la dirigía. La empresa después sería demandada por piratear señales de empresas transnacionales. Para Méndez, Zucolillo creó cortinas de humo para evitar investigaciones de saqueos perpetrados durante el gobierno de Wasmosy, afirmando en una reunión familiar que "la publicación sobre la cuenta secreta de Wasmosy afectaba el entorno familiar", en alusión a Conrado Pappalardo.

No es la única historia de terror oculta en personajes que antes de convertirse en campeones del "cambio", aplaudieron a Videla, Pinochet y Stroessner.

Noticias relacionadas

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”

Carles Riera, sin foto en el cartel

Perfiles

¿Será Erdogan el nuevo Saladino de Jerusalén?

¿Peligra la vida de Erdogan?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris