Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La linterna de diógenes   -   Sección:   Opinión

Morituri te salutant

Luis del Palacio
Luis del Palacio
martes, 20 de enero de 2009, 07:53 h (CET)
Quienes amamos la Historia y hemos dedicado a su estudio una parte más o menos extensa de nuestra vida, sabemos que existe la tentación de interpretarla como algo que acontece cíclicamente, como una suerte de noria por la que giran a ritmo acompasado los hechos sociales, las guerras y los personajes. Puede que esta no sea más que una percepción subjetiva, un “déjà vu” que nos sorprende por un instante, dejándonos un regusto de sorpresa, de duda: “Esto ya lo he oído antes”, “me suena”, “lo he visto o lo he leído, aunque no recuerdo cuándo ni dónde”.

Roma impuso su poder a Atenas (culturalmente muy superior), de la que asimiló su tradición filosófica, su arte, su ciencia y gran parte de sus ritos y de su panteón. Más tarde acabaría con la hegemonía de Cartago (culturalmente inferior, pero con un gran poder militar) y acabaría enseñoreándose de la mayor parte del mundo conocido, creando un imperio que duraría quinientos años. Occidente y su área de influencia (es decir, las tres cuartas partes del planeta) han vivido de la herencia dejada por Roma y la Magna Grecia (la lengua en que pienso y escribo, el concepto de justicia, la familia, el estado… son sólo algunos ejemplos de lo mucho que debemos al pensamiento clásico, a su idea de la vida social y de gobierno:¿No es la democracia “el menos malo de los sistemas posibles”, al que aspiran, por lo menos “de boquilla” gran parte de los países de mundo ?) Reflexionar sobre la Historia y, en especial, sobre aquella parte de la Historia que nos incumbe directamente es una actividad muy recomendable, además de placentera. Nos ayuda a situarnos en el mundo, no con la arrogancia del colonizador sino con la comprensión de quien ya ha pasado por algunas fases del desarrollo (Y a quien le parezca paternalista esta visión del mundo, le hago una pregunta: Kenia es una democracia, como Inglaterra. En Kenia, la Constitución permite aún la pena de muerte y la ablación del clítoris. ¿Es posible que Inglaterra enseñe algo a Kenia en estas materias, o sería una intolerable injerencia en su cultura secular?)

No conozco lugar donde se menosprecie tanto el estudio de la Historia como en España. Parece como si existiera una voluntad de aniquilar la memoria, o parte de la memoria, a través de unas leyes de educación absurdas y zafias. Durante la dictadura, los planes de estudio fueron haciéndose cada vez más engorrosos e inaplicables (para los que se interesen por el asunto, les sugiero revisar las leyes de educación de Villar Palasí y Julio Rodríguez, por ejemplo) Años después vendrían la LOE, la LOGSE… no sé, he perdido la cuenta y se me han olvidado los nombrecitos. Lo claro es que en esos textos convertidos en leyes existe el prurito de rebajar la importancia de las materias consideradas “humanidades”, en favor de las técnicas y científicas. Era de esperar que con la democracia, y en especial con los dos gobiernos socialdemócratas, que pretenden que la cultura es cosa de izquierdas, la cosa mejorara. Pero, no; al contrario: con ellos han caído el latín y el griego (martillo de los estudiantes vagos), la filosofía y la historia son “marías” y ha vuelto la F.E.N. (Formación del Espíritu Nacional) con el nuevo nombre de Educación para la Ciudadanía.

Cualquier estudiante de bachillerato en los años sesenta conocía, siquiera superficialmente, la polémica que enfrentó a Sánchez Albornoz y Américo Castro. Eso se exponía y se debatía en clase. ¿Interrumpió la conquista árabe de la península ibérica el proceso de consolidación de España como nación (tesis de Sánchez Albornoz) o es precisamente la dominación musulmana el punto desde el cual comienza a fraguarse la idea de nación en un espacio antes fragmentado y heterogéneo (tesis de Américo Castro)?

Si el lector tiene hijos en edad adolescente, pruebe a preguntarles qué opinan sobre este tema.

El latín… La Historia…

Ante la próxima entronización del nuevo Emperador de Occidente, me he permitido una pequeña broma a modo de título: “Ave Caesar, morituri te salutant”.

¿Cuántos de los que ahora tienen algo menos de cuarenta años sabrán a qué diablos me refiero?

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris