Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Perdidos en la infamia

Mario López
Mario López
miércoles, 21 de enero de 2009, 09:21 h (CET)
El año 2009 podía haber empezado peor. Qué duda cabe. Pero estamos bien servidos de todo lo más deplorable que es capaz de dar nuestra “civilización”. Las insufribles carnicerías llevadas a cabo por los poderosos con los más desvalidos, en el colmo de la infamia. La ostentosa arrogancia de los ladrones de guante blanco, encaramados en la cúpula del poder, haciendo baldíos todos los esfuerzos de los trabajadores por conseguir, de una vez por todas, una existencia digna para todos.

La obscena vanidad de los afortunados frente al silencio impotente de los desgraciados. Tenía razón Charles Bukovski cuando afirmaba que la diferencia entre una democracia y una dictadura reside en que en una democracia se vota y en una dictadura nos ahorramos esa molestia. El resultado viene a ser el mismo. Unos dictadores quedan legitimados por los votos y otros por la gracia de dios. El conjunto de la población estamos condenados a sufrir los desmanes de los políticos y demás depositarios del poder. Ver la manera como ejerce su cargo la presidenta de la Comunidad de Madrid debería producir profunda congoja en cualquier persona que tenga un mínimo de sensibilidad llamémosla democrática. Es el vivo ejemplo de cuándo la ciudadanía elige democráticamente a un déspota. Lamentablemente, Aguirre no es una excepción. Asistir a la despedida de Bush causa náusea y escuchar a un presidente decir que hay que matar a Bin Laden, sobrecoge ¿Cómo puede decir un presidente de un país supuestamente civilizado que hay que matar a nadie? ¿Pero qué ejemplo les estamos dando a nuestros hijos? A Bin Laden, en caso de que aún esté con vida, habrá que capturarle y llevarle ante la justicia, como a cualquier otro criminal. Con Bush, Blair, Aznar, Olmert y tantos y tantos otros personajes conocidos por haber participado en crímenes contra la humanidad habría que proceder de igual manera. Pero en el mundo en el que vivimos la justicia se ejerce únicamente en un sentido. Cuando el que mata no es suficientemente poderoso, se trata de un terrorista. Si, por el contrario, el que mata pertenece al grupo de los elegidos entonces es un guardián de la democracia que liquida demonios. Lamentablemente no existe una sola hectárea que no esté controlada por esta “civilización” y no hay un lugar en el mundo donde poder escapar de ella. Me veo condenado a seguir inmerso en la pesadilla. Qué se le va a hacer. Muchísimo peor lo tienen otros, la mayoría. Lo siento de corazón por todos ellos. Pobrecillos.

Noticias relacionadas

Catalunya, el árbol que no deja ver el bosque

El PP, con la Constitución tapa su corrupción

El valor y la valía

Se requieren gentes de valor que perseveren, dispuestos a plantarle corazón a esta escalada de contrariedades que nos dejan sin aliento

De la Constitución de 1812 a la de 1978

Hay que releer las constituciones derogadas antes de reformar la vigente

Turull y Rull

La viñeta de Carla

¡Aprovecha el instante! ¡Aprovecha el día!

Cada ser humano y cada alma es un microcosmos en el macrocosmos universal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris