Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un lugar llamado desarrollo   Coaching   -   Sección:   Opinión

Qué es y qué hace un líder afiliativo

Los líderes afiliativos se caracterizan por lograr fuertes vínculos emocionales con las personas
César Piqueras
@cesarpiqueras
viernes, 12 de febrero de 2016, 08:40 h (CET)
Como sabes, no todos los líderes tienen el mismo impacto en los resultados de su equipo y en el clima que en este se respira. Uno de los líderes que mejor impacto tiene sobre el clima del equipo es el líder afiliativo, hoy te hablaré de él.

Cuando analizamos el impacto del liderazgo en los equipos, nos fijamos siempre en dos variables. Resultados y clima.

-Los resultados son fundamentales, sin resultados no hay proyecto.
-El clima del equipo es importante para poder seguir trabajando juntos, con la motivación necesaria para hacer realidad cualquier objetivo.

Lo bueno sería que un líder tuviera un impacto muy positivo en ambas variables, pero esto a veces es incompatible. Solemos encontrarnos personas que están mucho en uno u otro lado. El equilibrio es difícil.

Este es el motivo por el que algunas empresas, a la hora de decidir los estilos de liderazgo, decidan conjugarlos en personas distintas. Por ejemplo, un líder coach – afiliativo como jefe directo y un líder orientado a resultados (timonel – autoritario) en el rol de otra persona que también supervisa tu trabajo, pero que no tiene tanto contacto directo como tu responsable inmediato. Los resultados de algunos de mis clientes con esta fórmula son sorprendentes.

Lo ideal sería, además, tener un líder visionario en la parte más alta de la empresa.

Qué hace un líder afiliativo
El líder afiliativo tiene un lema claro “primero las personas”. Su orientación a personas es total, en el extremo sería algo así como tu mejor amigo, alguien que te aprecia, se preocupa por ti y vela por la buena salud del equipo.

Los resultados sobre el clima, la motivación y la implicación del líder afiliativo son muy altos. Si preguntáramos a las personas que trabajan con él/ella, cómo se sienten a su lado la respuesta sería “¡estupendamente!”.

Los líderes afiliativos se caracterizan por lograr fuertes vínculos emocionales con las personas.

Para ello saben que tienen que cultivar algunas habilidades:

-Fomentar la escucha, como principal herramienta para hacer saber a alguien que su opinión e ideas, son importantes.
-Ser sensible a las necesidades de los demás. Cultivar la preocupación por el otro y por todo lo que pueda ocurrirle.
-Acordarse de la agenda personal de sus colaboradores. Una conversación sobre un hijo constipado, un viaje de fin de semana, o un problema personal, hace que las personas valoren al líder por su cercanía y sensibilidad.
-Aprieta lo justo. El líder afiliativo sabe que la presión ejercida para lograr objetivos no puede ser muy fuerte. Si se pasa de la raya es posible que pierda el compromiso de las personas y que acaben por empeorar los resultados.
-Mantiene un trato cercano y amable. Es fácil ver una sonrisa en su cara, recibir un detalle de su parte, o disfrutar de su amabilidad y cercanía, siempre te llamará por tu nombre.
-Cada persona es importante. No importa si la conversación es con el conserje o con el presidente, el líder afiliativo ama el trato con las personas y crea fuertes vínculos emocionales.
-Es empático. Se pone en tu lugar antes de proponerte algo.

La cuestión es que los beneficios del líder afiliativo son muchos, pero no podemos dejarlo ahí. Porque tiene un pequeño inconveniente.

Cuando somos muy afiliativos nos olvidamos del resultado, queramos o no. Conseguir objetivos es bastante incómodo y para lograrlo tenemos que meter cierta presión en el sistema. Y para ello un líder de este tipo no siempre servirá. A no ser que haya enriquecido su estilo de liderazgo con otros estilos de liderazgo más orientados a resultados.

Si quieres hacer la prueba sobre esto último, ponte a hacer flexiones con tu abuela como entrenadora. Es posible que llegues a 10. Pero si en lugar de esta bondadosa entrenadora tuvieras a Chicote a grito pelao sobre tu cogote, seguramente llegues a hacer algunas más.

Conclusión: para conseguir buenos resultados hay que meter cierta presión en el sistema, y un líder afiliativo no será el mejor para hacerlo.

La clave es la utilización de cada estilo según el momento, la persona y el objetivo a lograr. Aunque eso es fácil decirlo, pero difícil lograrlo.

Si quieres llegar más lejos en esto y mejorar tus resultados, tienes que asistir en unos días a este evento, muchas empresas ya han confirmado su asistencia. Será genial conocerte allí. Ah! y podrás comprar todos mis libros (firma incluida, jeje).

Que tengas un gran día.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris