Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Psicoanálisis no es sinónimo de tratamiento psicológico

Helena Trujillo (Málaga)
Redacción
martes, 20 de enero de 2009, 08:24 h (CET)
El Psicoanálisis no es sinónimo de tratamiento psicológico, es mucho más. Cuando desde ciertos estamentos de la Medicina, la Psicología y hasta el Periodismo se alude al Psicoanálisis como una modalidad de tratamiento psicológico, no tienen en consideración que esta disciplina nada tiene que ver ni con la Medicina ni con la Psicología, aunque médicos y psicólogos pueden recibir formación psicoanalítica.

Desde sus comienzos, a principios del siglo XX el Psicoanálisis nació como una Teoría muy diferente a las que hasta ese momento habían intentado explicar nuestro comportamiento. Una teoría que no puede reducirse a una localización orgánica de nuestro funcionamiento psíquico y que va más allá de ser una explicación etiológica de los padecimientos mentales. El Psicoanálisis estudia y define el funcionamiento de nuestra vida psíquica, los mecanismos tanto del hombre normal como del hombre enfermo, tanto en su vida individual como en las diversas modalidades de vida colectiva (pareja, familia, empresa, escuela…).

Ello supone que su aplicación práctica, el método psicoanalítico, permite transformar aquellos mecanismos psíquicos que llevaron a una persona a su situación actual (enfermedad, fracaso, insatisfacción, etc). Por este mismo motivo hay que decir que es necesario ampliar nuestra visión acerca de esta disciplina, que si bien es cierto que ayuda y trata a las personas enfermas, tiene un rango de acción mucho más amplio. Para psicoanalizarse es preciso alcanzar un grado de salud, porque hasta que una persona supere ciertas mezquindades, le será muy difícil permitirse la libertad para tumbarse en el diván y dejarse llevar por las palabras.

Para psicoanalizarse no es necesario estar enfermo, pero sí es necesaria la voluntad de querer trabajar para cambiar ciertos aspectos de la propia vida, algo que nadie puede hacer por uno.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris