Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Políticamente incorrecta  

Desafiando al pensamiento único

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 20 de enero de 2009, 08:01 h (CET)
Ayer se celebró en Madrid, como ya sucediera días atrás en Alemania, Gran Bretaña o Francia, una políticamente incorrecta concentración en apoyo a Israel y contra el terrorismo de Hamás, esa organización totalitaria y colectivista de “hombres de la paz” que quieren aniquilar a todos los que no son los suyos, sin importarles si son palestinos, cristianos o judíos, hombres, mujeres o niños. La concentración fue secundada, para sorpresa de muchos que se esperaban una asistencia de cuatro gatos y un tambor, por miles de personas que salieron a la calle un frío domingo de enero para mostrar su rechazo más enérgico al terrorismo y su apoyo al Estado de Israel. Entre los asistentes se encontraban María Jesús González, madre de Irene Villa, Daniel Múgica, Hermann Tertsch, Pilar Rahola o el diputado socialista de la Asamblea de Madrid Juan Antonio Ruiz Castillo, el cual leyó un texto en defensa de Israel entre gritos de los asistentes de “díselo a tu jefe”. A ZP, claro.

No hubo, a diferencia de lo sucedido semanas atrás cuando se manifestaron los titiriteros de la paz, enfrentamiento alguno con las fuerzas del orden. Esta vez nadie apedreó el edificio en cuyo ático se encuentra la embajada israelí. Casi. Porque un grupo de ultraizquierda con mucho talante democrático y un tanto violento, tuvo el “detalle” de intentar reventar el acto al grito de “asesinos” y fueron disueltos por la Policía Nacional. Lo cual no evitó que esperasen hasta que terminase el acto para insultar a cuantas personas bajaban la calle Velázquez con banderas de Israel. O que se enfrentasen a gritos a las fuerzas de seguridad, exigiendo que la concentración, autorizada por Delegación del Gobierno, fuera disuelta por “genocida”. Fui testigo de tan penoso y totalitario comportamiento.

Gaspar Llamazares, enterrador del trasnochado comunismo en España y amigo de cuanto régimen totalitario de izquierdas haya en el mundo, tuvo la brillante ocurrencia de declarar horas antes que los que allí se manifestarían pocas horas después lo hacían nada menos que en defensa de una masacre. Ante semejante barbaridad cabe, lógicamente, preguntarse dónde estaba el señor Llamazares cuando hace escasos meses Hamás asesinaba a palestinos partidarios de Al Fatah o dónde se encontraban los titiriteros de la ceja de la rosa blanca a la abogada batasuna Jone Goiricelaya cuando Hamás lanzaba cohetes sobre escuelas infantiles en el sur de Israel o la semana pasada cuando 400 civiles, la mayoría mujeres y niños, fueron masacrados a machetazos en el Congo. Pues en casa pasando olímpicamente.

Y es que a algunos, hipócritas sin remedio, les importan los muertos dependiendo de quién los haya matado. De lo que se trata es de liquidar aquello que siempre han odiado: la libertad. De ahí que desprecien tanto a occidente y sus sociedades abiertas de raíz judeocristiana y sus simpatías hacia bárbaros sin civilizar, como los ayatolás de Irán o los asesinos de Hamás, que lo mismo matan en Sederot que en Londres, Nueva York o Madrid. Sin embargo, afortunadamente, nada podrá liquidar el entusiasmo de otros, los de las manifestaciones cívicas, en la defensa de la libertad, las sociedades abiertas, la democracia, la tolerancia y la paz. Por mucho que se empeñen.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris