Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La Venus del PP captando votos en déshabille

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 20 de enero de 2009, 08:01 h (CET)
Lo malo del nuevo equipo elegido por el señor Rajoy para sustituir a la “vieja guardia”, a la que excluyó, convirtiéndola en “cabeza de turco” para justificar su continuidad al frente del partido; es que, aparte de no haberle dado el resultado apetecido; independientemente de que no consiguiera entusiasmar a la mayor parte de su electorado y, por supuesto, el lamentable hecho de que no haya conseguido entusiasmar a la bases ni mejorar las perspectivas electorales del PP de cara a nos nuevo comicios; es que, estos nuevos “salva patrias”, de los que se ha rodeado el líder del PP, caen en los mismos errores en los que antes también habían incurrido sus rivales del partido socialista. Recuerdo que, cuando los espantos del PSOE, la colección de ministras feministas y de cupo, aquel ramillete de mujeres encabezadas por la señora vicepresidenta ( desde entonces denominada como la Vice de la Vogue); se prestaron a posar como modelos para la revista de modas Vogue, se armó la de Dios es Cristo y el pitorreo, cachondeo y choteo que se organizó me imagino que conmovió los mismos cimientos de la dirección del PSOE que, sin duda, debió de ver en aquella frivolidad tan “capitalista” de sus féminas, una contradicción más que reprobable respecto al espíritu adusto y proletario que se le quiso imprimir al PSOE por sus eminentes miembros fundadores, los señores Besteiro y Pablo Iglesias o viceversa, que tanto monta monta tanto.

Yo estoy seguro de que el señor Mariano Rajoy ha llegado al convencimiento de que para mantenerse en el machito se ha de poner al día en cuanto a las nuevas corrientes que hoy orientan a nuestra juventud, los convencionalismos al uso deben ceder ante la realidad palpitante del despendoleo sexual, el liberalismo licencioso de las costumbres y el neo-feminismo invasor y antimachista, defensor de la emancipación absoluta de la mujer, del control arbitrario de su función como creadora de vida, de la facultad de abortar y de su “demostrada” superioridad sobre el sexo opuesto. Él quiere ponerse al día, salir de lo que fueron los valores del PP del señor Aznar para entrar en el nuevo modelo actualizado respecto a ideales, principios, concepto de España y técnicas de aproximación a los nacionalistas; todo ello en busca de este concepto nuevo e impreciso, que ellos califican de “centrismo” y que nosotros lo bautizaríamos como “ambigüedad” o “arribismo interesado”, que no se sabe muy bien a donde conduce, pero sí que dista mucho de aquellos precisos, claros y patrióticos conceptos básicos de la doctrina de derechas que fueron la piedra de toque que permitió al PP alcanzar la mayoría absoluta. Es posible que la imagen adusta y algo ochocentista del líder de los populares precisase de un lifting, un buen afeitado o una nueva sonrisa que, al menos, resultase menos forzada, más espontánea y, sin duda más relajada; pero no creo que sea por ahí por donde el PP vaya a superar sus carencias actuales.

Yo no sé lo que pensarán los habituales votantes del PP, no puedo imaginarme el efecto que les habrá hecho a quienes imaginaban que era un partido serio, sin frivolidades y con el difícil cometido de conseguir que España no se desgajase en comunidades secesionistas, que no se convirtiera en el país de las mil lenguas o, con la titánica misión de intentar evitar que, el Estado de Derecho, se trasformase en una caricatura de la justicia y que la democracia dejar de ser una expresión vacua, sin sentido y meramente virtual para ocultar, debajo de su nombre, la existencia de un Estado laico, totalitario, doctrinario, incompetente, huero de principios morales y sojuzgado por las izquierdas más trasnochadas y recalcitrantes de todo el viejo continente; esta pantomima que se ha representado, a cargo de la señora Soraya Sáenz de Santamaría, consecuencia de un rasgo de feminismo narcisista, con el que ha querido dar la campanada, fotografiándose como lo pudiera haber hecho, con mejor fortuna, una actriz de Hollywood, que pretendiera hacerse propaganda; mostrándose al respetable en una postura sugerente, ligera de ropa, descalza ( algo que entraña intimidad y abandono) sugiriendo una faceta nueva de su personalidad que nada tiene que ver con el cargo de responsabilidad que el señor Rajoy le ha asignado en el Parlamento.

Llama la atención que todas estas partidarias del aborto, de la libertad de la mujer y de su independencia absoluta, a veces les salga, sin poderlo remediar, su instinto de mujer débil, entregada y femenina. En el fondo, parece ser que toda mujer, lo que busca es el ser admirada por su físico, provocar entusiasmo en los representantes del sexo contrario y envidia entre las del suyo; todo ello en abierta contradicción con sus aspiraciones de ser respetadas por su verdadera capacidad intelectual, como tantas veces han querido demostrar las feministas, poniéndose en contra de los certámenes de belleza o de los anuncios provocativos de las mujeres objeto. Lo que ocurre es que, a mi me da la impresión de que, los votantes del PP, al menos en una gran parte, no están por exposiciones semejantes ni superficialidades estéticas de semejante cariz.

Me sería difícil imaginarme a la señora Clinton en una exhibición similar de sus encantos, como tampoco veo en parecido trance a la inteligente Condoleeza Rice y, por supuesto, no creo que se prestara a ello la señora De la Vega, por obvias razones. Las personas serias, las que están preocupadas por el destino de España, asustadas ante la deriva que le imprime el señor Zapatero y temblando ante los anuncios que se les hacen respecto a la dureza del presente 2009; no van a asimilar, fácilmente, que la portavoz del PP en el Parlamento, aquella que debiera haber causado un alboroto reclamando la dimisión de un gobierno que nos ha mentido, engañado, empobrecido y que, ahora, no sólo nos lleva a la ruina material, sino que está empeñado en hacer lo mismo con la moral, decencia, solidaridad y creencias religiosas de los españoles; se nos muestre como una damisela coqueta y presumida, frágil y algo descocada, por qué no decirlo, dando a la publicidad unas fotografías que no hacía ninguna falta que aparecieran en las portadas de los periódicos.

No, don Mariano, usted puede pensar lo que quiera, puede defender a su pupila cuanto quiera, pero créame, estos espectáculos, estas exhibiciones o este tipo de “propaganda” al estilo de la Dama de las Camelias, no es precisamente lo que esperamos de la dirección de su partido. Me temo que aún no se ha dado cuenta de que van ustedes de mal a peor y que, cada día que pasa, van perdiendo las pocas opciones que les quedaban de conseguir gobernar y, todo ello, a pesar de que los socialistas se lo habían puesto a huevo. No se extrañen si la señora Rosa Diez, con todas las contraindicaciones que para la derecha suponen sus ideas respecto al aborto, los gay etc., se les vaya llevando los votos porque, si algo hay de cierto es que “en el país de los ciegos el tuerto es el Rey” y, en el caso que nos ocupa, los ciegos son ustedes y la tuerta, simbólicamente considerada, la señora Rosa Diez. No escarmientan o no ven tres en un burro, pero lo cierto es que, tal y como enfocan su oposición vamos a tener ZP por mucho tiempo.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris