Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La parte por el todo  

El largo camino hacia la cumbre

Óscar Arce Ruiz
Óscar Arce
sábado, 17 de enero de 2009, 22:28 h (CET)
Dicen que una de las características que conducen al ser humano al éxito como ser humano, no exclusivamente laboral, es la curiosidad. Una persona curiosa y con determinación a saciar la curiosidad que le empuja es alguien abocado a la consecución de su fin antes o después.

Sucede que esa misma variable que otrora matase al gato, busca con frecuencia caminos nuevos y actúa con intención expresa de alejarse de los prejuicios. Acostumbra a adentrarse en atajos solamente por recorrer también la senda más corta, camina sin pausa tras el espejismo casi convencido que no es sino su propio yo lo que está allá delante. Pero aun así, lo persigue por si es otra cosa lo que le espera. Duda, yerra, deambula como un pedigüeño errante ávido de la limosna que la verdad quiera darle.

No es que la originalidad sea un toque maestro del curioso, es que nada de lo que hay le satisface y decide él mismo explorar y abordar su manera peculiar de entender el mundo. Por eso mismo quienes son bendecidos con el don de la curiosidad suelen tener vidas infelices, siempre incompletas.

Porque hay dos tipos de escaladores, los que ascienden mirando la altitud que les separa del suelo, y los que siguen mirando hacia arriba y no ven más que montaña y montaña. Los primeros no solamente disfrutan más de sus logros que los segundos, sino que nunca pierden de vista el suelo (independientemente de su actitud hacia él).

Los otros, los escaladores insaciables, se dejan llevar de tal manera por las ganas de abordar la cima que corren el riesgo de perderse en la montaña a la que tanto se dedicaron, y hallarse de pronto en cualquier punto incapaces de seguir subiendo y de encontrar el camino por el que volver a bajar al suelo.

La curiosidad procura el progreso de las técnicas y las herramientas del ser humano en el desarrollo de su historia, de igual manera que fabrica vidas finitas e inacabadas.

Noticias relacionadas

André Gorz

Este filósofo que nació en Viena en 1923 y falleció en Francia en 2007 destacó por sus numerosas y profundas reflexiones sobre el sentido de la vida y también sobre la sociedad y el individuo

La disfunción de un gobierno en funciones

A todos los españoles nos está doliendo Cataluña, y tenemos buena memoria, así que mida bien el riesgo que está corriendo al no castigar con las armas legales a los desmandados catalanes

El probable efecto dominó de la insurrección catalana

“Todo lo que hacemos, incluso la más mínima cosa, puede tener un efecto dominó y repercusiones que emanan. Si arrojas una piedra en el agua en un lado del océano, puede crear una ola en el otro lado.” Víctor Webster

Mujer y reforma eclesial

¿Pueden la mujeres por si mismas conseguir reformar a la Iglesia católica?

Historia y Constitución

Los que siempre hablan de dialogo que dialoguen sobre la necesidad de reformar la Constitución
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris