Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Polémica   Madrid   -   Sección:   Opinión

Titiriteros apologéticos

Nadie se atreverá a decir ahora que las marionetas no sirven más que para entretener a cuatro chiquillos
Francisco J. Caparrós
martes, 9 de febrero de 2016, 07:55 h (CET)
De poco menos que despreciable califica Carmena, a juzgar por sus palabras sólo de oídas, el espectáculo de títeres que en estos últimos días está en boca de todos. Sin haberla visto u oído, ni conocer el trasfondo de su “abyecto” mensaje, se ha echado al ruedo de las descalificaciones haciéndole el juego a quienes no entienden, ni lo pretenden, que la cultura riñe con todo aquello que justifique el encallamiento de la expresión crítica, libre y, si se tercia, también mordaz.

Considerado por muchos como un género escénico menor, nadie se atreverá a decir ahora que las marionetas no sirven más que para entretener a cuatro chiquillos, y nada de lo que puedan transmitir sus personajes goza de la mínima consideración invectiva hacia el sistema. Porque de eso trataba, al parecer, la obra representada en Madrid a cargo de las arcas del excelentísimo ayuntamiento de la capital. Sus autores no lo han podido aclarar todavía, ha sido su letrado el que ha abogado por ellos arguyendo que nada de lo que se pueda decir, o mejor dicho de lo que se pueda pensar, tiene porqué pasar por el embudo de la intolerancia.

Tal y como era de esperar, los líderes de las restantes formaciones políticas, exceptuando claro al sensato Alberto Garzón, ya han puesto el grito en el cielo también, incluso antes de que lo hiciese la señora alcaldesa, no sé muy bien si sólo como una manera más de cubrir un expediente que le obliga a gobernar también para quien no le confió su voto en los comicios del mayo pasado, o es que verdaderamente rubrica aquello que ha dicho más bien con la boca pequeña.

Lo más sensato que he oído por ahora, que la obra denuncia el uso que se hace del terrorismo para criminalizar la protesta social, ha salido de los labios de un enfant terrible de la farándula como es el actor Alberto Sanjuan, no ya porque de todos los que han opinado de ella parece ser el único que la ha visto entera, sino porque también ha sabido extraer de ella su mensaje.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás

Complot de iluminados para asesinar al Kingfish

Inquietantes datos detrás de asesinatos políticos fundamentan teorías conspirativas que por mucho tiempo se consideraban producto de una paranoia delirante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris