Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Vital austeridad

Mikel Agirregabiria
Redacción
jueves, 15 de enero de 2009, 06:09 h (CET)
Se ha dicho que la economía de un país es como la de una familia… Por ello, no se entiende nada del sistema seguido para combatir la crisis.

Poca gente ignora que nos ha tocado vivir una época crítica en la economía mundial. Sólo quienes a duras penas sobreviven en el Tercer Mundo desconocen que la pobreza se extiende. Sobre las causas de esta ruina, las autoridades monetarias ofrecen todo tipo de evasivas y piden confianza en las soluciones adoptadas. Ellos, que no sospecharon una situación tan grave tras años de dispendio eufórico sobre la hipótesis de un crecimiento perpetuo.

Ante trance de semejante envergadura, los gobiernos y organismos internacionales parecen coincidir en la fórmula de invertir cantidades billonarias (con B de barbaridad) en sectores estratégicos como banca, automoción,… Si la economía mundial mantiene algún parecido con las cuentas familiares, esta incierta componenda no se comprende: ¿Una crisis por dispendio en demasía, se solucionará disipando aún más? ¿O con austeridad pública y privada que pocos defienden?

Si se ha gastado por encima de las posibilidades reales, ¿no sería más razonable la templanza? ¿Por qué premiar a quienes se equivocaron (bancos crecidos sobre hipotecas basuras) y desvalorizaron nuestros ahorros? Ante una crisis provocada por despilfarro, ¿no sería más seguro apostar por la moderación? En lugar de vivir de prestado malgastando como adolescentes despreocupados, ha de realzarse el ahorro y aprender a disfrutar sin dilapidar, sin necesidad de dedicar el tiempo libre consumiendo compulsivamente en centros comerciales.

La crisis económica es un síntoma explícito de causas socio-culturales profundas. Urge un cambio de valores basado en una educación que cultive un estilo de vida comedido, inusual hoy en día. Un proverbio dice que “si alguien se mantienes sobrio entre embriagados, ellos le considerarán borracho a él?”. Ha llegado el momento de proclamar que el derroche es superfluo y grosero, mientras que la felicidad es solidaria, cauta y responsable.

Noticias relacionadas

¿Quién elegirá al nuevo gobernante de UK?

​Al final va a ser la militancia conservadora la que elija al nuevo primer ministro

​El valor y la noble vocación de la política municipal

La política en general, hoy puesta en dudas con el telescopio de los hooligans de la verdad absoluta, es un mal negocio

​Deslegitimando a la homofóbia: El argumento del segmento cultural para desnudarlo tal cual es

​Por muchos años, la cultura hegemónica del heterosexual construyó un discurso en el sentido de que la homosexualidad era una enfermedad

Prisión permanente revisable, sí

​Entre los padres de Mariluz, Marta del Castillo, Sandra Palo y Diana Quer se han recogido casi ocho millones de firmas

El analfabetismo funcional está mermando el español

Me reconstruyo en las palabras
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris