Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Medias verdades, grandes mentiras en el drama palestino

Alfonso Goñi
Redacción
miércoles, 14 de enero de 2009, 07:44 h (CET)
En las declaraciones en forma de artículo que Shlomo Ben – Ami , antiguo ministro de exteriores de Israel , publica en El País con el título de “La agonía de Gaza y la trampa de Israel” , omite de manera consciente tesis y argumentos claves para entender la situación palestina y la última crisis del interminable conflicto.

Cuando analiza las causa de este último estallido omite el punto clave y eje vertical del conflicto : “La ocupación” . Si , la ocupación con mayúsculas del territorio palestino por la Tsáhal , las fuerzas de defensa de Israel , que provoca la tensión permanente y está en el origen de todas las contiendas de la región. Ni una sola vez Ben – Ami nombra la palabra ocupación en su artículo.

Tiene razón en denunciar la falta de cauces políticos y que la acción militar se ha convertido en el único lenguaje de comunicación entre ambas partes. Pero olvida mencionar que la responsabilidad no es igual en todos , pues sólo los israelíes establecen quien es su interlocutor válido. En un proceso históricamente intermitente , según la situación política interna , han negociado con Yasir Arafat o lo han vetado , se han negado con Hamás pese a su victoria electoral , por considerarla una organización terrorista ; pero los palestinos no han podido nunca elegir un interlocutor , siempre han tenido , quieran o no , al gobierno israelí de turno a pesar de considerarlo responsable de terrorismo de estado.

Acusa al Movimiento de Resistencia Islámico “Hamás” de nulo interés programático en negociar una solución al conflicto , y de nuevo tiene razón , pero omite que ganó las elecciones en Palestina y nunca ha sido considerado como representante legítimo de los intereses palestinos . Machacaron al gobierno de Arafat y heredaron otro más intolerante , puesto que la frustración y la desesperanza generan radicalidad , donde no hay una respuesta política hay respuesta mística . En ese torturado territorio , jefes de gobierno de Israel como Menájem Beguin han sido considerados terroristas y luego aceptados en el juego democrático y el mismo proceso sufrieron Arafat y su OLP.

Acusa a Hamás de mantener vivas las llamas de un conflicto de baja intensidad, pero no razona las diferencias entre alta o baja intensidad o sea la proporcionalidad prudente de las acciones militares , y cuando habla de tragedia , evita comparar la persistencia del desastre en ambos pueblos cuando la inmensa mayoría de la catástrofe recae en una de las partes implicadas en la disputa.

Habla de la actitud arrogante de Hamás y de su buen armamento , obviando que en arrogancia Israel es número uno eludiendo una y otra vez las resoluciones aprobadas por la ONU para la retirada de los territorios ocupados en la Guerra de los Seis Días en 1967 , en espacial la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas . Y referirse al armamento de Hamás es un sarcasmo cuando se cuenta con uno de los ejércitos mejor dotados del mundo y el apoyo completo y sin fisuras de los EE.UU.

Se atreve a manifestar “la contención exhibida hasta el momento por los israelíes” , cuando contención es un término desconocido en el país que patentó las guerras preventivas y que desde el inicio del conflicto ha actuado siempre desproporcionadamente , apoyado en sus ilimitados recursos militares que se materializan en la imagen de “piedras contra tanques” .

Condena a Hamás y defiende a Mahmud Abbas como antes condenaba , cercaba y bombardeaba a Arafat en Ramala que defendía sus mismos planteamientos políticos . El papel de opción razonable en una negociación la otorga en función de sus intereses estratégicos y las coyunturas internas .

Acusa a Hamás de radicalismo y fundamentalismo islámico , y de nuevo no le falta razón , máxime cuando la organización es considerada terrorista en la UE. Pero no recuerda en su frágil memoria las posiciones ultraderechistas de Netanyahu y su Likud , el fundamentalismo de los partidos religiosos judíos decisivos en la composición de los sucesivos gobiernos , el radicalismo de los colonos sionistas o las provocaciones de Ariel Sharon en la explanada de la Mezquita que dieron pie a la Segunda Intifada o de Al-Aqsa.

Habla de la utilización de la población civil como escudos humanos y no de la inmensa cárcel en la que han convertido a la franja de Gaza , donde se agolpan un millón y medio de palestinos en condiciones lamentables y sin posibilidad de escapatoria para la población civil.

Y termina lamentando el golpe mortal al proceso de paz y que los cementerios de Israel y Gaza vuelvan a llenarse de víctimas . De nuevo faltando a la justa equidad de la proporción entre el goteo en unos y la masiva afluencia en otros.

¿Alguien ha contado los niños palestinos muertos por las balas israelíes en las sucesivas intifadas? , ¿Acaso en occidente preocupan los niños palestinos y los sufrimientos , frustraciones y desesperanzas de todo un pueblo? . Y de los derechos humanos : las torturas fotografiadas , el tratamiento vejatorio a los árabes israelíes , el muro de separación que tanto recuerda al de Berlín aunque se hable menos de él , las matanzas de Sabra y Chatila en 1982 responsabilidad de de un Ariel Sharon que no fue declarado terrorista por la comunidad internacional y aceptado como interlocutor incluso por los mismos palestinos. Nada de todo esto justifica un atentado suicida o la muerte de civiles judíos inocentes en el Estado de Israel , pero conduce a un pueblo hacia una radicalización cada vez más extrema , puesto que piensan que si la vida no tiene valor es justo entregarla por su causa.

Entiendo que sea básicamente imposible para un contendiente tener una posición clara , justa y equidistante de las acciones y sus repercusiones , si fuera de otra manera el conflicto hubiera entrado hace mucho tiempo en fase de solución , pero las verdades a medias y las omisiones conscientes se conviertes en grandes mentiras .

____________________

Alfonso Goñi Comendador es Economista. http://alfonsogoni.blogspot.com

Noticias relacionadas

Hacer República

J. Hernández, Málaga

Un blanco sueño por Astún (Huesca)

V. Rodríguez, Zaragoza

La Navidad, Trump y los demás

M. Ferraz, Barcelona

Demasiadas ‘normalidades’

S. Madrid, A Coruña

Un regante alimenta a 155 personas de media al año

D. Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris