Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La farándula otra vez en pie de guerra

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 14 de enero de 2009, 07:15 h (CET)
¡Ha estallado la guerra! Sí señores en España ha estallado la gran batalla, la batalla de la desinformación, la del lavado de cerebro, del pensamiento único, la del fanatismo izquierdista y del adoctrinamiento del populacho a cargo de los representantes de la “cultura”, de esta especial clase social que vive a costa del Canon Digital, la censura de las GAES y las bicocas de las subvenciones gubernamentales; que les permiten subsistir aunque sus facultades como representantes de la farándula no pasen de ser mediocres, mejorables y en algunos aspectos completamente nulas. Es cierto que preparación académica e índices intelectuales de estos sujetos, en general, son manifiestamente perfectibles. Si, en otros países, la profesión de actor se ha revalorizado gracias a la preparación que reciben en los centros especializados, en España, un gran porcentaje de este especial grupo humano,integrado por los de la farándula, son el equivalente de lo que en el ejército son los “devoradores de rancho” que, a copia de arrastrar los fondillos de los pantalones por los cuarteles han llegado a alcanzar el cargo de brigada sin casi saber hacer una O con un canuto. Lo peor es que, como todos aquellos que sólo tienen una patina superficial de cultura, intentan sacar el máximo rédito de ella y se ufanan en explotarla, intentando hacerse los interesantes, dándoselas de “profundos pensadores “ y, por supuesto de izquierdistas (que esto siempre queda bien y les otorga una aureola de “inconformistas” entre los de su misma condición). Estos “leídos” suelen ser fervientes admiradores del dramaturgo Bertolt Brecht, de quien se declaran seguidores y de cuyos escritos sacan la “savia” para sus argumentos en pro de la igualdad trasnochada, propagada por el fenecido comunismo estalinista.

Pues estos defensores a ultranza de los “derechos humanos”, ¡cuidado, no de todos los derechos humanos!, distingamos: si se trata de presos políticos encerrados, torturados y asesinado en las cárceles de Cuba por la saga de los Castro, mutis y candado en la boca; si nos referimos al genocidio que está ocurriendo en el Congo, donde las tribus se están masacrando sin piedad y mueren a cientos de personas, civiles y niños entre ellas ni una sola palabra de crítica ni un gesto de compasión, pero ¡Ah!,¡Atención!, si lo que conviene a los socialistas, al PSOE y al señor ZP, es armar ruido, distraer a la ciudadanía y organizar manifestaciones callejeras para mostrarse a favor del grupo terrorista Hamas; entonces, señores, ahí viene todo el ejército farandulero, en orden de combate y con todos sus mejores líderes, para encabezar la protesta en contra de Israel y su “genocidio palestino”. Que los de Hamás han lanzado más de 20,000 bombas sobre Israel ¡minucias!, que nunca han aceptado la existencia de Israel, ¡pequeñeces!, que los de Hamas emplean escudos humanos para ocultar armas y parapetarse contra las tropas hebreas, disparando contra ellas ¡pobrecillos!, que los israelitas nunca han iniciado una guerra que no fuera para defenderse de sus adversarios ¡ no importa, debieran irse a otro lado!

Porque, vamos a ver si nos entendemos y pongamos las cosas en claro. Es un sofisma que la población civil no tenga nada que ver con la guerra, porque si, de verdad, los civiles palestinos no la apoyaran ya haría años que Hamas no existiría. De hecho, los de Hamas se escindieron de la Autoridad Palestina, representada por el señor Mahmut Abas, precisamente porque este señor estaba dispuesto a pactar la paz con Israel ¿ O es que no están enterados de este hecho los manifestante de Madrid y Barcelona? Si las mujeres de los hombres que integran el grupo terrorista Hamás fueran contrarias a la guerra con Israel no los incitarían, como hacen, a la yihad; si a los niños palestinos no les imbuyeran que su enemigo secular son los ciudadanos de Israel no se mantendría tan viva la lama del odio entre ambos países. Es evidente que, en todo conflicto, los que luchan son los soldados pero quienes llevan las riendas de la contienda y quienes provocan las hostilidades son los que están en la retaguardia, los civiles, los políticos y aquellos que manejan los hilos del antisionismo, como son sus vecinos los fundamentalistas de Irán y de Siria. Nadie, sin embargo, protesta contra ellos porque es evidente que de lo que se trata de conseguir es que unos aborregados se aprendan unas consignas, aunque no tengan idea de la situación en Oriente Medio ni, tan siquiera, de quienes son los terroristas de Hamás. Causa verdadero pasmo ver a dinosaurios de la televisión, como la señora Rosa Mª Mateo; o brontosarios del cine como la señora Bardem, siempre tan activa cuando se trata de subvertir el orden; o la “tontuela” de cara de espantada, la Verónica Forqué, una mosquita muerta a la que no le importa enseñar lo que sea con tal de no perder un papel o, cómo no, el inefable paladín de la rojería, señor Diego Botto, que parece que no tiene nada más en que ocuparse que en hacer de criado de Zapatero. Pero, entre tanta gente, conviene destacar la presencia de uno de estos políticos que yo no sé si es un inconformista bien intencionado, o un arribista despistado o un indocumentado crédulo al que siempre se le puede encontrar cuando se trata de defender los famosos “derechos humanos”. Es evidente que el señor Mayor Zaragoza donde se encuentra en su ambiente es en compañía del destronado G.Llamazares del PC (deberían hacer memoria y recordar como defendían ellos los derechos humanos cuando asesinaron a 6.000 personas de derechas en Paracuellos del Jarama); es de estos individuos que no tiene reparo en alimentar las hogueras de la revolución y la protesta pero que luego, cuando suceden hechos como los que suscitaron el levantamiento del 18 de Julio de 1936, se espantan de las consecuencias de aquellos actos a los que dieron apoyo. Recordemos a Marañón y otros republicanos cuando se produjeron los crímenes permitidos por la II República.

El señor ZP, que tanto aprovecha la coyuntura para manifestarse en contra de Israel y a favor de los terroristas de Hamas, debería explicar por qué mantenemos soldados españoles en Afganistán, luchando contra los talibanes, que no son ni más ni menos que una organización terrorista del mismo corte y características que los de Hamás. Pero ahora está de campaña en Galicia y se trata de conseguir votos y, ya sabemos que para los socialistas del PSOE, no hay nada más importante que alcanzar el poder y si, para ello, conviene explotar el sentimentalismo de la gente sencilla, pues, ¡ se explota, que carajo!, y si hay que ponerse los pañuelos de cuadros de los palestinos al cuello, se ponen y ¡ancha es Castilla! Pero, nos podemos preguntar, ¿qué pasa con la crisis, y los parados y las empresas que suspenden pagos y…? ¡Callado, chitón, esto ni mentarlo!

Noticias relacionadas

Vico

Vico nació en Nápoles en 1668 y falleció en la misma ciudad en el año 1744

Obsesionados con el franquismo 32 años después de su fallecimiento

“La vida de los muertos pervive en la memoria de los vivos” Cicerón

Oriol Junqueras, candidato secuestrado

Perfiles

Apuesta por una cultura de alianzas

Nunca es a destiempo para recomenzar

Una Europa en la que podamos creer

La declaración de París es un manifiesto elaborado por intelectuales de diez países europeos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris