Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

El parado inexistente

Mario López
Mario López
miércoles, 14 de enero de 2009, 07:15 h (CET)
La cifra del desempleo en el mundo ronda los doscientos millones de personas. Es decir, el número de trabajadores desempleados en el mundo supera con creces a la totalidad de la población activa de los Estados Unidos de América.

Esto es única y exclusivamente causa del modelo económico por el que nos regimos: la economía de mercado. En un sistema socialista esto no ocurriría. Pero la mayoría de los ciudadanos con derecho a voto prefieren que las cosas sigan como hasta ahora, en la confianza de que el problema no les llegará a tocar nunca a ellos. El desempleo está sabiamente repartido por el mundo y, por este motivo, no resulta letal. Otra cosa bien distinta sería si existieran grandes poblaciones con una gran concentración de parados. Además, la comunidad de desempleados carece de cuerpo visible, de estructura, de órganos gestores, de redes propias de comunicación. Los desempleados viven sus dramas personales aislados. La democracia capitalista ha regulado el mercado laboral de tal manera que ni los trabajadores en activo son capaces de hacer frente a los abusos de los empresarios. Los parados son, simplemente, ectoplasmas. Si las personas cobraran conciencia del impresionante potencial del que podrían hacer acopio con sólo crear una organización eficaz de trabajadores en activo y desempleados; si fuéramos capaces de entender que el desempleo no es un drama personal sino la más sangrante agresión que el sistema capitalista ejerce impunemente contra los trabajadores y que los trabajadores deberíamos constituirnos en un colectivo, con la misma capacidad de definir las reglas de juego que ahora tiene casi en exclusiva la oligarquía, es seguro que el drama del paro desaparecería para siempre, arrastrado en la propia caída del capitalismo.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris