Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Aguirre y el profesor Neira

Mario López
Mario López
martes, 13 de enero de 2009, 05:17 h (CET)
Hace unos meses, la presidenta madrileña Esperanza Aguirre, abrió un colegio catalán para luego cerrarlo como queriendo matar dos pájaros de un tiro: poner en evidencia la política lingüística de la Generalitat de Catalunya –por otra parte avalada por el Consejo Europeo- y demostrar el desinterés de los madrileños por aprender la lengua de Salvador Espriu.

Ahora la sin par lideresa nos sorprende con el nombramiento del profesor Neira para presidir el Consejo contra la Violencia de Género. Lo del colegio catalán fue un gesto inadmisible de absoluto desprecio a la cultura de nuestro país y a todos los que disfrutamos de ella. Si, con esta iniciativa, Aguirre realmente hubiera querido demostrar el deseo de fomentar la práctica de los distintos idiomas españoles y el apoyo a aquellos que pudieran necesitar su aprendizaje –madrileños con proyectos de trasladar su residencia a Catalunya, por ejemplo-, habría desarrollado un plan adecuado de viabilidad, una campaña eficaz de información y habría puesto en marcha eficientemente un centro de estudios del catalán. Pero no era esa su intención, como quedó sobradamente demostrado. Ahora, con el fichaje del profesor Neira, vuelve a incurrir en la misma baratería. Utilizar con fines políticos el tirón mediático que ha tenido la dramática peripecia vivida por el profesor es infame. Frivolizar con una de las mayores lacras que padecemos es infame. Porque al profesor Neira no se le ficha por su experiencia en la lucha contra la violencia doméstica sino por la autoridad moral que se ha ganado ante la ciudadanía a raíz de su mediación en un caso de violencia machista. A un ciudadano ejemplar se le debe premiar con la distinción que para el caso se haya previsto en la ley, pero no se le puede poner al frente de una organización dedicada a cuestiones para las que este ciudadano no está suficientemente cualificado. El profesor Neira puede que realice una excelente labor en la Universidad. Pues ahí es donde debe seguir trabajando en cuanto recobre totalmente la salud. La violencia de género es un asunto muy delicado que debe estar tratado por personas muy expertas en la materia. El gesto de Aguirre puede ofender la sensibilidad de estos expertos, la de las víctimas de la violencia de género y puede poner en un brete al profesor Neira. Tenemos una presidenta que no nos merecemos.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris