Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Depuralina espiritual

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
martes, 13 de enero de 2009, 05:25 h (CET)
Me ha sugerido este título un anuncio repetitivo de cierta emisora, que varias veces al día nos recomienda a los oyentes la compra de un producto farmacéutico con toda clase de virtudes, para “limpiarnos por dentro, de los muchos desechos del propio organismo.

Pues qué bien. Limpiarnos por dentro. Eso es precisamente lo que tenemos gratuita y abundantemente a nuestro alcance, inventado por el médico divino de todos los hombres pecadores y que no valoramos suficientemente.

Me estoy refiriendo, como el avispado lector ya ha intuido, a Jesucristo, el médico y restaurador divino de nuestra naturaleza humana enferma y manchada.

Nuestra alma limpia por el bautismo y la gracia de Dios, se contamina, enferma y pone en peligro de muerte, cuando la persona comete cualquier pecado mortal contra la Ley de Dios, en materia grave, con plena advertencia y voluntariedad.

Como pasa con el cuerpo que está sucio y manchado por dentro y no se nota ni se ve, a no ser por los efectos tóxicos y perniciosos producidos en el mismo, así pasa igualmente en el alma, al pecar. No se notan, externamente, los efectos del pecado, pero ahí dentro permanecen, hasta que se toma el remedio infalible recetado por el Medico divino, es decir, el sacramento de la confesión.

Basta un sencillo acto de acercarse a cualquier sacerdote con fe y con el debido dolor, arrepentimiento y propósito de enmienda de nuestras culpas y debilidades, y tras la absolución del ministro de Dios, para quedar purificados de todas nuestras miserias y pecados. No hay remedio mejor para limpiarnos por dentro, que este sacramento.

Obremos, en consecuencia, con el mismo interés del que compra su depuralina en la farmacia, para su limpieza corporal.

Noticias relacionadas

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!

Cataluña en pie de guerra. Sólo el constitucionalismo salvará España

"Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos." Francisco Largo Caballero. (II República)

40 años de paz

La verdad es que ni tan buenos éramos entonces ni tan malos somos ahora, pienso yo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris