Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea  

Niños de Israel y Gaza

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 10 de enero de 2009, 21:34 h (CET)
Con los niños no, por favor, por locos que estemos o seamos los adultos, los locos adultos que matan, los que mueren, los que mueren sentenciando y matando, los que se acobardan, los que sufren, los que cuentan historias a través de los medios de comunicación y no les importa que haya otros niños menos indefensos y personas sensibles alrededor de una mesa comiendo o simplemente reunidos en familia.

Mucho se ha dicho sobre la libertad de expresión, sobre los horarios protegidos de sangre, violencia y escenas macabras para así proteger a la infancia de imágenes duras que atentan contra los más importantes derechos del ser humano.

Ser niño debiera bastar para que automáticamente todos los infantes fueran respetados por las guerras, pero el poder de la sinrazón y de las mal llamadas democracias parecen olvidar a los pequeños. Enciendes la televisión y ves a niños de Israel o de Gaza corriendo de aquí para allá en medio de amenazas, lamentos y barbarie, mientras que nuestros hijos están en la escuela. Las escuelas de Gaza son atacadas por ser blancos perfectos para esconder a mayores que otros mayores buscan y sentencian a muerte, luego qué significa para esos niños una escuela, desde luego no lo mismo que para los nuestros.

Nos preguntamos qué hacen esos niños, ahí, valduendos, con carestía de todo, sin que nadie los proteja, debe ser por culpa de las guerras que no entienden nada que tenga que ver con lo razonable. Niños que corren de aquí para allá junto a los guerrilleros, junto a los heridos, junto a los llantos y las bombas, niños que apenas levantan dos palmos del suelo y ya están sufriendo los rigores de un futuro incierto, de un futuro que sus mayores no pueden garantizar apenas.

Si debe exhibirse un niño herido en combate o no, un niño huérfano o solitario por una mala acción de los mayores lo deberían decidir quienes administran los filtros de “las sábanas tendidas”, esas “sábanas tendidas” a las que apelaban y nos decían en nuestra infancia nuestros comedidos mayores cuando no podían o no querían hablar sobre un determinado tema: “Hay sábanas tendidas”. La televisión, por ser una ventana abierta, por supuesto más que la prensa escrita, que siempre llega menos a los menores, ha de tener cuidado. Los derechos de los niños, de éstos, de los nuestros y de aquellos palestinos e israelíes, es decir, de los pequeños espectadores y de los protagonistas-sufridores de la noticia siempre deben estar al margen de lo que algunos llaman libertad de expresión.

Ya sabemos que hay filtros para las noticias, escuchamos todo lo que alguien que está subido en esa cúpula de la libertad de expresión quiere que veamos o que oigamos, ya sea televisión local, regional, o nacional, tanto en las cadenas públicas como en las privadas. Por supuesto que existen filtros pero para los adultos, filtros políticos, sociales, hasta climatológicos, ¿quién lo diría?

Si un pueblo no protege y respeta a su infancia no crecerá en ninguna medida, menos aún en la de la educación a la que todos los menores tienen derecho tanto en época de paz como de guerra.

Por favor con los niños no, ya sean de aquí o de allí, se están formando, respetemos su desarrollo, no creemos, por nuestra culpa, monstruos y luego les pidamos en fechas cercanas a Reyes Magos, un poco de inocencia porque la habrán perdido para siempre entre las sábanas tendidas que ya nadie tiende para ellos.

Noticias relacionadas

Teresa Lozano, nada ligera (y II)

Son los viejos instantes, las pérdidas, las ausencias y las certezas de que el hombre está solo

El protocolo de la investidura del presidente del Gobierno

El acto de investidura es la condición previa a superar antes de tomar posesión del cargo

Se acelera el cambio

Parece que el cambio climático y el calentamiento global ya están causando graves problemas. La desertización de amplias zonas del planeta avanza a pasos agigantados

“La Iglesia católica no es extranjera”

Carlos Navarro, Castellón

Escuchar a los empresarios de Cataluña

Valentín Abelenda Carrillo, Tarragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris