Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

¿Qué me decís?

Mª Luisa García Ocaña
Redacción
sábado, 10 de enero de 2009, 21:22 h (CET)
Pensaban que lo sabían todo. Miraban desde la euforia que aportan los veinte años. Y lo hacían por encima del hombro de sus mayores, porque qué podrían saber ellos de la vida.

Afirmaban que la marihuana era buena. Las paginas de Internet, por millones, así se lo aseguraban. No leían esas otras, las que publica la ciencia acreditada. Para qué.

Pero no, que no, que fumarse un cigarrillo no te lleva a desinhibirte, ni a perder la vergüenza, ni a que te fallen los reflejos cuando llevas un volante en las manos.

Que cuando fumas marihuana, y según cantidad, edad u otras circunstancias, corres el riesgo de perder el control o la vida, de tener un brote psicótico u otras consecuencias funestas o nefastas.

Pero nadie escarmienta en cabeza ajena y no queda otra que esperar a ver qué pasa con esta generación de jóvenes, engañados por los sinvergüenzas que venden el cannabis y que se enriquecen impúdicamente a costa de vidas humanas.

¿Madurarán alguna vez estos chicos o seguirán subidos a las nubes haciendo palmas? ¿Caerán del guindo o se estrellarán con todos los daños que una piña de estas proporciones causa? ¿Tendrán que tocar fondo, como tantos por desgracia, para descubrir que la marihuana es una droga y que te atrapa en sus redes como una tela de araña?

El hecho de que su consumo sea real, no la legitima ni la hace válida, como el crimen es una realidad diaria y qué diablos, como lo legalicen, me voy a Australia. ¡Ah!, misterios de la vida.

Noticias relacionadas

Alborotos en los estadios

Las personas deben ser recreadas de malas a buenas

Todos mienten

“No se puede escapar de la responsabilidad del mañana evadiéndola hoy” Abraham Lincoln

¿Es usted uno que se extenúa trabajando gratis para Hacienda?

Muchos ciudadanos caen en la gran trampa preparada por la Hacienda Pública para convertir su trabajo del ciudadano en un medio fácil para llenar las arcas estatales

Indigestemos a la maquinaria neoliberalista capitalista

La irracional necesidad de acaparamiento nos sumerge en una carrera agotadora sin sentido”

Sin miedo a nada

“No hay mayor bienestar que gozar de un sano equilibrio interno, que me facilite poder dormir con entereza y despertarme con quietud”.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris