Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Venimos a adorarlo

Elena Baeza (Málaga)
Redacción
viernes, 9 de enero de 2009, 06:01 h (CET)
Este año tenemos que agradecer el Ayuntamiento malagueño, que la Cabalgata de Reyes Magos, haya recuperado su signo. La fiesta de la Epifanía no se puede quedar en un festejo aguado por regalos sin sentido.

Tal vez para eso, al final del recorrido ante la alegría de los más pequeños y también de los mayores, Sus Majestades han ido a "adorar" al Niño Jesús en brazos de María. Es lo que hicieran hace 2009 años, estos sabios por la revelación que tuvieron y, por el camino de la ciencia encontraron al salvador del mundo, Jesucristo. Y cuando lo encontraron se rinden ante El en gesto de adoración.

La noche más mágica para los pequeños tiene su razón de ser en la primera noche en la que el Niño-Dios fue agasajado por los presentes de tres desconocidos, venidos de tierras lejanas y dispuestos a todo con tal de vislumbrar al Creador nacido. No es así hoy entre los habitantes de la tierra. El único motivo para la alegría, artificial y carente del último sentido, está en los obsequios, más o menos acertados para cubrir un expediente. Que los Magos de Oriente nos hagan sentir algo de lo que llevaban en el corazón cuando se postraron ante el trono de Dios en la tierra; ellos siguieron felices su vuelta a casa por senderos distintos a los que les llevaron al gran encuentro. Que así suceda con nosotros. ¡Y felices Reyes a todos!

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris