Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La linterna de diógenes  

La acedia

Luis del Palacio
Luis del Palacio
miércoles, 7 de enero de 2009, 13:49 h (CET)
Luchar contra la acedia de los días se ha convertido en una costumbre –sana, probablemente- que nos impulsa a lo largo del año a no desmayar, a sacar fuelle o energía de la flaqueza, para que lleguemos a coronar en razonable buen estado las trescientas sesenta y pico jornadas, que se extienden como una larga estera tejida de incógnitas, temores y alguna esperanza.

La acedia era una especie de enfermedad del ánima que acometía en los claustros medievales a quienes cumplían con la norma del “ora et labora” y, en esa rutina, perdían la visión del horizonte. Unamuno se refiere a ella llamándola “sequedad” (del espíritu) y nos remite a obras místicas y ascéticas.

Por curiosos vericuetos, ese estado espiritual, antaño encerrado en las paredes de las abadías y los conventos, se ha ido instalando en un mundo tan poco dado a lo ascético y tan alejado del misticismo como el nuestro (y como “nuestro” me refiero al de la sociedad tecnificada, masificada, uniformizada, que conforma el pequeño cosmos en que nos movemos)

Cada cual lucha contra esa acedia, contra esa sensación de desgana del que avanza paso a paso, cansinamente, por el desierto de la vida, como puede. Y es muy común que seamos proclives a crear hitos, altos en el camino, oasis en los que refrescarnos para seguir una ruta cuyo previsible final –no nos engañemos- no resulta en exceso alentador… Las Navidades representan para muchos uno de estos oasis; el “caravanserai” donde se detenían durante días los mercaderes que hacían la ruta de la seda. Esa es una de las razones por las que cada año parece que el anticipo de esos cuatro o cinco días –Nochebuena, Navidad, Año Nuevo, Reyes- comience casi a la vuelta de septiembre: las ciudades se engalanan apenas despunta octubre, la televisión nos machaca con dulzones villancicos que a duras penas enmascaran el mensaje comercial de tantos, insoportables anuncios. Es preciso crear un puente entre una vacación y otra; parece que sólo así –con la perspectiva de alejarnos de la urbe, cuanto más lejos, mejor- es posible tirar del carro. Un carro que es nuestra propia existencia.

(“Amarrado al duro banco /de una galera turquesca/ ambas manos en el remo/ y ambos ojos en la tierra”)

Lejana queda la Semana Santa y más lejano aún el verano, con su tiempo de vino, rosas y playa. De oca a oca. Entre esos grandes oasis existen pequeños pozos de agua donde crecen algunos juncos y hasta es posible encontrar cobijo: los que aman el fútbol esperarán con ilusión que se celebre aquel “derby”; otros, a que un nuevo “Chikilicuatre” les saque del marasmo. O el botellón de los viernes; o los idus de marzo…

Todo antes que la acedia; todo antes que la desgana.

Pero lo malo es que la travesía invernal empieza con una larga, empinada cuesta.

Noticias relacionadas

Las campañas contra VOX lo refuerzan y le proporcionan votos

“Los árboles solitarios si logran crecer, crecen muy fuertes” Wiston Churchill

Lenguas y banderas

Lenguas y banderas que indican identidad pueden convertirse en semillas de odio y de violencia

¿Hacia la estanflación en Argentina?

La contracción de la demanda mundial de materias provocará el estrangulamiento de sus exportaciones

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris