Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Soluciones a la crisis

Josep Esteve Rico
Redacción
miércoles, 7 de enero de 2009, 16:41 h (CET)
En la actual crisis económica se da una diversidad de rentas. Ésto ya sucedió en el 'crack' de 1929. Por una parte, existe un reducido sector de la población que posee rentas de alto poder adquisitivo. Contrariamente, la gran mayoría de la ciudadanía trabajadora experimenta enormes problemas y serias dificultades para llegar a fin de mes. Entre ambos sectores, enmedio, las machacadas y sufridas clases medias que están desapareciendo y que ojalá no lleguen a ser 'especies en peligro de extinción' porque para entonces sería demasiado tarde su salvación.

No se da en España el suficiente crecimiento de la demanda de productos fabricados por las empresas e incluso tal demanda ha disminuido considerablemente. Por ello, dentro de la crisis mundial hay una crisis nacional de producción que ha provocado una espectacular bajada de los beneficios en las empresas.

Quienes poseen mucho dinero (unos pocos, una minoría influyente y poderosa) no quieren estimular la producción empresarial sino fomentar la acumulación de la propiedad privada, no invierten en empresas sino en negocios inversores especulativos (terrenos, viviendas, petróleo..) que para ellos tienen una mayor rentabilidad, les proporcionan superiores beneficios; para luego vender bien caro (a precios desorbitados) más tarde cuando sube el precio de mercado de tales elementos. Con todo ésto, se producen 'burbujas': precios artificiales, ficticios, no reales. Estas 'burbujas' reventaron provocando sucesivas crisis que se acumularon llegando a un estallido común entre ellas.

Viçenç Navarro, Catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra, defiende una regulación de los bancos que reduzca sus abultados beneficios (alegando que la Banca ha sido la actividad con los rendimientos más elevados en los últimos 30 años), aboga por un aumento de los salarios con subida del índice de producción empresarial (contrariamente al economista Luis Albentosa que apoya bajar los sueldos y facilitar el despido abaratado que causaría más paro) apuesta por disminuir el precio del dinero y reducir intereses bancarios yendo contra lo que el Banco Central Europeo y el Banco de España vienen demandando (estos bancos insisten en subir el precio del dinero y en aumentar los intereses).

Y sinceramente, creo que frente a Albentosa y a la Banca, Navarro tiene razón y otros países como EE.UU. han aplicado las medidas que este catedrático plantea aunque parezcan sorprendentes o 'revolucionarias'. La política oficial económica del Estado Español, actúa precisamente al revés de la lógica en muchas ocasiones dando bandazos oscilantes y a veces manifestándose conservadora, más liberal que socialdemocráta.

El Gobierno no baja los impuestos, solo se congela los sueldos políticos cuando debería reducírselos, no baja los precios de artículos básicos, no incentiva la producción, subvenciona a la Banca pero no ordena que ésta reduzca sus galácticos beneficios, anuncia una futura insuficiente subida del salario mínimo interprofesional, aplica repentinos fuertes aumentos de precios de servicios (luz, teléfono, etc..), no impide el abaratamiento y la facilidad del despido y no presiona lo suficiente por lograr reducir el precio del dinero y de los intereses bancarios. Así nos va...

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXIX)

El Opus Dei no es santo porque lo sea un miembro concreto. Ni viceversa

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris